Knight Center
Knight Center

NOTICIAS DEL CENTRO KNIGHT

ISOJ 2017: Panel discutirá cómo la verificación de datos pasó de ser algo secundario a ser un elemento central en el periodismo


Angie Holan (Cortesía)

Después de las elecciones presidenciales de 2016, el periodismo de verificación de datos tuvo un papel predominante. Si bien la verificación de datos, o fact-checking en inglés, es común en cada elección, la contienda entre el presidente Donald Trump y Hillary Clinton dio lugar a una adopción más amplia. El Washington Post lanzó una extensión de fact-checking en Twitter y PolitiFact logró el mayor número de páginas vistas en su historia.

La editora de PolitiFact Angie Holan dijo que el interés en la verificación de datos ha aumentado en los últimos años, pero fueron las últimas elecciones las que pusieron el tema en la vanguardia.

“Empecé en PolitiFact en 2007 y he visto como cada año ha ido creciendo”, contó Holan al Centro Knight. “El año pasado fue un tsunami. Todos hacían verificación de datos y era común ver verificaciones de hechos como los mensajes de correo electrónico más enviados o como las publicaciones más vistas de los principales sitios web”.

Holan discutirá el tema durante el panel “Fact Checking: La tendencia internacional de la verificación del discurso público”, el 21 de abril en el Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ) de 2017. A Holan la acompañarán Alexios Mantzarlis, director de Poynter’s International Fact-Checking Network; Craig Silverman, editor de medios de Buzzfeed; Laura Zommer, directora ejecutiva y editorial de Chequeado en Argentina; y el moderador del panel W. Gardner Selby, editor de PolitiFact Texas/Austin-American Statesman.

“Antes, [la verificación de datos] era vista como un elemento secundario e interesante del periodismo, pero desde 2016 realmente se convirtió en algo fundamental”, dijo Holan.

Alexios Mantzarlis (Cortesía)

En el pasado, relató Holan, los principales medios de prensa asumían realizar la verificación de datos durante las elecciones presidenciales para luego volver a buscar historias más tradicionales luego de los comicios. Este año, dijo Holan, los medios noticiosos han mantenido sus esfuerzos de verificar cada afirmación que el Presidente y su gobierno declaran. 

“Pareciera que forma gran parte de la cobertura periodística sobre la presidencia”, afirmó Holan. “Eso lo atribuyo a la personalidad particular de Donald Trump”, añadió.

Con la creciente atención que recibe, las críticas al fact-checking no se han hecho esperar. Dependiendo del medio, Holan sostuvo que los lectores a veces tienen la percepción de que la verificación de datos o las personas que la realizan tienen ya una agenda.

“Yo sostengo que [la verificación de datos] no es partidista”, declaró Holan. “Solo es percibida de esa manera porque vivimos en un sistema político tan polarizado que la gente tiende a evaluar a los políticos y a la discusión sobre políticas públicas basándose en su propia inclinación partidaria en vez de en los hechos o principios generales”.

Alexios Mantzarlis, director de Poynter’s International Fact-Checking Network (IFCN), dijo que la percepción de que los verificadores de datos están sesgados también ha sido culpa de los medios partidistas que se han hecho pasar por verificadores de datos.

“Gracias a su visibilidad, ha habido intentos por parte de agencias partidistas de desprestigiar a la verificación de datos al infiltrarse ellas mismas en este movimiento”, dijo Mantzarlis.

En respuesta, el IFCN lanzó su código de principios del verificador de datos para ayudar a los lectores a diferenciar a un verificador de datos de alto nivel de entre los demás.

Craig Silverman (Cortesía)

“Todo se reduce a transparencia”, declaró Mantzarlis. “¿Cómo decides qué afirmaciones verificar? ¿Tienes una política de corrección eficaz? Necesitas ser imparcial y no tener ninguna inclinación partidista. Necesitas revisar todos los aspectos de un argumento político”.

Mantzarlis dijo que además de competir con los verificadores de datos partidisitas, el periodismo de verificación de datos se ha tenido que enfrentar con el presidente Trump.

“Cuando Donald Trump desautoriza nuestra capacidad para medir algo como el índice de desempleo, nos hace difícil la tarea de tratar los temas de políticas públicas porque torna obsoletas nuestras investigaciones e indicadores básicos”, resaltó Mantzarlis.

Aunque al final, dijo Mantzarlis, es el sesgo de la confirmación del propio lector el que por lo general representa el mayor desafío y es parte de la razón por la cual la gente cree en las “noticias falsas”.

“Como humanos estamos diseñados a resistirnos a los hechos que no se correlacionan con nuestra manera de pensar”, dijo Mantzarlis. “El sesgo en la confimación es real. Entonces, ¿cómo logran los verificadores de datos para superar esto?”.

Considerado un experto en cómo las noticias falsas se propagan en internet, Craig Silverman de Buzzfeed ha estudiado el tema por años.

Laura Zommer (Cortesía)

Cuando empezó a investigar el tema, Silverman observó que la principal tarea de las páginas web que difundían noticias falsas era atraer mayor tráfico de lectores. Al ser entrevistado por la organización educativa sin fines de lucro Facing History and Ourselves, Silverman describió cómo las noticias falsas evolucionaron en páginas web para inventar información que responda a una agenda específica. 

Hoy, la gran cantidad que existe de estas páginas web hace más difícil que la gente pueda descifrar qué información puede o no ser confiable.

“Me sorprendería que la mayoría de la gente en los Estados Unidos tuviera una percepción uniforme de lo que es una noticia falsa”, declaró Silverman. “Creo que muchas personas piensan que CNN y The New York Times publican noticias falsas, y que todo lo que sea crítico del presidente Trump también sea falso. También hay de los que piensan que todas las noticias de apoyo al presidente son falsas”, agregó.

Aun cuando la gente sea capaz de determinar qué medios son confiables, en muchos casos, tienen ya una mentalidad determinada. En entrevista con Poynter, Laura Zommer de Chequeado, en Argentina, dijo que a pesar de su popularidad, la verificación de datos no siempre funciona para cambiar la mente de las personas.  

“Lo que hace el fenómeno Trump es poner frente a nuestras narices lo que muchos de nosotros ya sabemos: nosotros los verificadores de datos no tenemos ningún impacto en la decisión de voto de los electores. En este caso, aquellos que votaron por Trump no lo hicieron por su exactitud”, dijo Zommer.

W. Gardner Selby (Cortesía)

A la pregunta de si es posible que la verificación de datos tenga algún impacto en las políticas públicas, Gardner Selby, moderador del panel de verificación de datos del ISOJ, advirtió que es muy difícil para los periodistas el poder medir esto, y que es más una pregunta para los líderes electos y los funcionarios públicos.  

“Día a día, me importa más servir a los lectores, ciudadanos, votantes – aquellos que deciden quiénes gobernarán. Asimismo, espero que sea la investigación lo que más importe al momento de ‘calificar’ una afirmación verificada”, continuó. “Idealmente, los hechos que recopilamos y compartimos antes de conseguir una calificación ayudan a todos los que se toman el tiempo para leer un dato verificado. Las calificaciones, o ratings, son como las crepitaciones del bistec cuando es frito, por decirlo de alguna manera”.

Aún puede registrarse al Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ). Reserve su asiento hoy para asegurar su asistencia a la discusión sobre el presente y futuro de la verificación de datos.




Temas:
"Bookmark


Boletín





Por favor, suscríbase a nuestro boletín semana.

Nombre Completo

Email *
Elija el boletín al que se desea suscribir:
Boletim Semanal (Português)

Boletín Semanal (Español)

Weekly Newsletter (English)
email marketing
by activecampaign

Comentarios recientes