Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Guía para perfeccionar el arte de la entrevista periodística



-- "¿Qué se necesita para hacer una buena entrevista?" -- "Pasión, dolor, paz, amor y... comprensión."

En la rutina periodística, la entrevista está entre las actividades más esenciales. Es el alma del periodismo: puede explotar o detonar un tema, dar vida a narrativas y facilitar la comprensión de acontecimientos complejos. Aún así, la mayoría de los reporteros perfecciona esta habilidad a base de prueba y error. Y, a veces, el error se publica con terribles desaciertos para el editor.

A pesar de no ser una ciencia exacta, dominar algunas técnicas puede facilitar el camino del periodista que quiera convertirse en un entrevistador que arranca buenas respuestas hasta de las fuentes más evasivas. Conozca algunas de ellas en esta guía preparada por el Centro Knight con vínculos y consejos de profesionales expertos en el asunto. 

1. Defina sus objetivos

Antes que nada es necesario saber qué quiere lograr de la entrevista: ¿declaraciones, confirmación, contexto, reconstruir una escena? Este es el primer paso para trazar la estrategia que será utilizada.

La profesora en Periodismo de la Cátedra Knight de la Universidad de Missouri Jacqui Banaszynski aconseja a los periodistas responderse las siguientes preguntas antes de encender su grabadora: ¿Por qué está usted preparando este reportaje? ¿Qué es lo que usted necesita saber (y cómo va a conseguirlo)? ¿Qué quiere saber (y cómo va a conseguirlo)? ¿Cuál es su propósito o enfoque inicial? ¿Cuáles son los desafíos logísticos/periodisticos/éticos/morales involucrados?

2.  Prepárese

Una buena entrevista comienza mucho antes del contacto con el entrevistado. Como Jon Talton, columnista del Seattle Times, escribió para el Centro Reynolds, conocer muy bien a la fuente y el tema que será tratado es la tarea. Hacer una lista de preguntas previas no garantiza el éxito de la entrevista, pero investigar y estar completamente enterado de lo que será debatido y de la persona con quien se debatirá puede rendir buenos frutos.

Un buen ejemplo de eso lo proporciona el columnista de Poynter, Chip Scanlan: "AJ Liebling, una escritora famosa de The New Yorker, consiguió una entrevista con un jockey conocido por ser evasivo con la prensa, Willie Shoemaker. Ella inició con una sola pregunta: ¿Por qué usted monta con un estribo más largo que el otro? Impresionado por el conocimento de Liebling, Shoemaker habló".

3. Sepa cómo preguntar

Así como Liebling, los periodistas frecuentemente se enfrentan con entrevistados que no están tan dispuestos a hablar todo lo que uno desearía. Saber preguntar, en estos casos, hace toda la diferencia. Según las lecciones del periodista de investigación canadiense John Sawatsky, una autoridad en el arte de la entrevista, escribió para American Journalism Review y para Poynter que:

  • Evite preguntas cuyas respuestas puedan ser apenas "sí" o "no" (a no ser que quiera confirmar alguna información exacta), y mejor use las del tipo "cómo", "por qué" y "qué".
  • Mantenga las preguntas cortas y enfocadas en un solo asunto (uno a la vez).
  • Evite hipérbolas o palabras complicadas.
  • Mantenga su opinión fuera de las preguntas.
  • No intente argumentar con la fuente para convencerla de su versión; en lugar de ello, pídale comentar sobre alguna información que usted sepa que es verdadera.
  • Siempre cuestione: ¿cómo sabe usted eso?
  • Pregunte sobre temas sensibles sin sonar "combativo".
  • Pida ejemplos y descripciones, eso ayuda a la fuente a recordar y articular sus respuestas.

4. Conduzca una conversación

La ganadora del Pulitzer Isabel Wilkerson considera las entrevistas "conversaciones guiadas" en las cuales la dinámica de la relación es más importante que cualquier cuestión individual. "En las escuelas de periodismo, nadie describe las interacciones entre periodistas y fuentes como una relación, pero eso es lo que son", dice.

Aprenda a hacer anotaciones sin mirar tanto a su cuaderno. Es fundamental mantener una interacción visual y corporal con un entrevistado. Demostrar empatía hace que la fuente sea más abierta, o aumenta las probabilidades de abrirse. "Entrevistar es la ciencia de ganar la confianza, después ganar la información", resalta John Brady en "El arte de la entrevista".

5. Escuche y controle el ritmo

A veces el periodista está tan preocupado con seguir con su lista de preguntas que no percibe los momentos en los que la historia puede tomar un mejor camino. No se cierre la puerta a recibir información más interesante por apresurarse a pasar a la siguiente pregunta. Si hay limitaciones de tiempo, concéntrese en el tema más importante, elija con sabiduría. Si el tiempo no es limitado, explore los puntos que serán más interesantes durante la entrevista.

6. Haga preguntas a partir de las respuestas

No deje sus dudas sin contestar. Preguntas derivadas de las respuestas mal comprendidas dan mucha tela para cortar. Como enseña Banaszynski, "para cada pregunta, pregunte otras cinco".

Sea un oyente interesado y perciba cuando las respuestas lo llevan a otras preguntas sobre el tema. Conforme explica Sawatsky, cuanto más usted demuestre que está realmente oyendo, más confianza se establece.

7. Negocie los términos de antemano

Deje claro el propósito y el contexto de la entrevista y procure saber en el inicio las preocupaciones de la fuente. Eso puede evitar que usted sea sorprendido con un pedido de "off the record" [no publicar la información proporcionada] después de una entrevista reveladora.

En un interesante artículo sobre el arte de la entrevista para el Columbia Journalism Review, la periodista Ann Friedman cita a Max Linsky, un reconocido entrevistador del Longform Podcast, que dice: "Las entrevistas pueden tener tres actos - sepa donde usted quiere comenzar, donde quiere terminar, y como quiere llegar ahí. Y explique al entrevistado el plan pues compartir el guión anticipadamente permite que usted interrumpa o cambie las cosas con más facilidad; y hace que el entrevistado y el entrevistador se sientan como si estuvieran en el mismo equipo".

8. Cara a cara, teléfono, o correo electrónico

La entrevista puede ser hecha de varias formas: en persona, por teléfono, Skype, e-mail, con o sin cámeras de video. En Poynter, la periodista Mallary Jean Tenore citó la preferencia de cinco periodistas con los cuales conversó. La mayoría resalta que la conversación cara a cara permite que el reportero observe detalles del comportamiento del entrevistado y de la escena que escapan en conversaciones por teléfono o correo.

Cuando la distancia con la fuente no permite el contato personal, use herramientas como Skype. Al hablar por llamadas online, el uso de webcam tiene la ventaja de permitir que se vea la expresión corporal del entrevistado.

Es unánime que la entrevista por e-mail debería ser la última opción. Pero el medio es válido para agendar la entrevista, hacer preguntas preliminares o verificar informaciones y enviar dudas posteriores.

Aquellos que optan por grabar en video deben estar atentos a algunas cuestiones técnicas, como la captura del audio y los planos que serán usados. Casey Frechette, de Poynter, aconseja anticipar lo que puede salir mal durante la entrevista en video para tener siempre una carta bajo la manga. Checar dos veces si las baterias están cargadas, si el equipo está funcionando bien y si la locación está libre, por ejemplo, es crucial.

9. Sea experto pero atrévase a ser ignorante

Asegúrese de que entendió lo que significan ciertas expresiones y busque analogías. En las palabras de Ann Friedman, "hágase el tonto", especialmente cuando el asunto es técnico y complejo. Pida a la fuente que le explique como si estuviera hablándole a un niño.

10. Sea atento después de la entrevista

Banaszynski observa que siempre es bueno anotar teléfonos, e-mails, direcciones, detalles sobre el local o el entrevistado. Si lo requiere, no dude en contactarlo nuevamente para enviar sus dudas o incluso agendar una segunda entrevista. Después de la publicación, siempre es bueno pasar el material a la fuente para estar abierto a sus comentarios.

Chip Scanlan añade que la auto-evaluación es una buena forma de mejorar. Al transcribir las conversaciones grabadas (y grabar es fundamental), observe no sólo las respuestas, sino también sus preguntas. "¿Usted hace más preguntas que cierran la conversación en lugar de estimularla? ¿Usted interrumpe a su interlocutor cuando él está comenzando a soltarse? ¿Usted es un ser humano interesado y amable o un promotor atormentado?"



Temas:

3 comments

 
José Antonio Jurado wrote 1 año 36 semanas ago

¡Gracias!

Soy profesor de preparatoria y estamos haciendo el periódico escolar, la información es muy útil y quiero agradecerles su labor e instarlos a que sigan así ! gracias!

 
Emilio Gregorio Luis Cerdio wrote 4 años 14 semanas ago

Felicidades

Excelente tema, les agradezco que compartan esta importante información que ayudará mucho en la labor de los periodistas. Gracias.

 
Alfonso Teja-Cunningham wrote 4 años 14 semanas ago

Comentario sobre la Guía para perfeccionar la entrevista...

Muy buena aportación. Sistemática y completa. Tal vez podríamos agregar que con alguna frecuencia, más que buscar los datos duros (su confirmación siempre tiene valor, no obstante), es conveniente orientarnos hacia la búsqueda de opiniones y la definición de posturas, en torno al asunto que nos reúne. Este ángulo suele ser más útil que la mera referencia lineal a hechos y sucesos. Opiniones, mejor que simples datos. Es lo que me ha funcionado mejor durante todos estos años...

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.


Boletín





Por favor, suscríbase a nuestro boletín semana.

Nombre Completo

Email *
Elija el boletín al que se desea suscribir:
Boletim Semanal (Português)

Boletín Semanal (Español)

Weekly Newsletter (English)
email marketing
by activecampaign

Facebook

Comentarios recientes