Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Periodista secuestrada, golpeada y violada hace 16 años demanda en la CIDH la condenación de Colombia



Durante una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la periodista Jineth Bedoya Lima exigió al Estado colombiano verdad y justicia en el caso del crimen cometido en su contra el 25 de mayo de 2000. Ese día, la reportera fue interceptada y secuestrada durante 16 horas, golpeada, amenazada de muerte y abusada sexualmente como represalia por sus investigaciones periodísticas.

“Soy Jineth Bedoya Lima, tengo 41 años, diecisiete de los cuales llevo buscando justicia y verdad. Soy periodista y llevo dos décadas documentando el conflicto armado colombiano", dijo Bedoya al inicio de su presentación. “He visto el horror de la guerra en toda su dimensión, sé a qué huele la guerra y la recuerdo todos los días porque una mañana quedó grabada en mi cuerpo”.

Jineth Bedoya Lima durante la audiencia ante la CIDH. Foto: Daniel Cima/ CIDH.

En la audiencia, que tuvo como propósito analizar los avances del caso que es estudiado por la CIDH, tanto Bedoya como sus representantes legales pidieron a esta entidad “emitir a la mayor brevedad un pronunciamiento condenando a Colombia” por su responsabilidad en la violación de diferentes derechos de la periodista.

Su caso fue aceptado por la CIDH y en 2014 publicó el informe de admisibilidad. Para los peticionarios es momento de que el caso avance dentro del sistema interamericano, se emita el informe de fondo y de ser necesario se envíe a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), entre otras razones, por la falta de avances al interior de la justicia colombiana.

Bedoya aseguró que sería “deshonesto” de parte de Colombia mostrar en la audiencia como un “gran avance” las condenas en contra de dos de sus perpetradores (Alejandro Cárdenas Orozco y Mario Jaimes Mejía) las cuales se produjeron de este año.

“Le recuerdo al Estado colombiano que esas condenas son el producto de mi persistencia, de mis lágrimas, de mi lucha, de mi búsqueda de la verdad”, dijo Bedoya quien recalcó que éstas se produjeron en contra de los “dos eslabones más débiles de una gran cadena de corrupción cuando los autores intelectuales siguen sin siquiera ser mencionados”.

Para la periodista no se ha investigado la participación de agentes del Estado en su crimen.

Bedoya también señaló que “tal vez lo más revictimizante” de toda su historia fue la propuesta que recibió el pasado 7 de enero por parte del Estado para “negociar para cerrar el caso”.

“La impunidad en ningún lugar del mundo puede ser negociable. Hay algo que vale más que todos los cheques que pueda girar un Estado y eso es la dignidad. Y les aseguro que si algo me sobra, es dignidad”, dijo la periodista en medio de lágrimas.  

El Estado por su parte, en efecto, señaló como el avance más importante en este caso las condenas en contra de dos exparamilitares, e hizo mención al esquema de protección con el que cuenta la periodista como parte de su trabajo.

Tal vez una de las afirmaciones más polémicas se produjo cuando el Estado aseguró que nunca recibieron una notificación por parte de Bedoya sobre si aceptaba o no el esquema de protección un año antes del ataque en su contra. También se refirió a la reunión que sostuvo con Bedoya, la cual aseguró, tenía por propósito escuchar qué consideraba la periodista podría ser una reparación justa y así ofrecer una solución amistosa.

La repuesta dada por el Estado causó más indignación en Bedoya quien los acusó de “faltar a la verdad” y catalogó como “vergonzoso”lo expresado. Recordó que en el expediente del caso se encuentra una copia de la carta en la que la periodista daba cuenta no solo de las amenazas de las que era víctima sino que pedía protección.

Afirmó que no podría llegar a una solución amistosa con un Estado que la “plantea como una negociación”.

“Donde me llamaron a preguntarme nuevamente qué me había ocurrido y donde yo les respondí ‘si no saben que me ocurrió, me pueden googlear’, aseguró la periodista. “Pero además donde me dicen que qué quiero. Les repito hoy qué quiero. Quiero verdad, eso es lo que quiero. Quiero verdad”.

A su turno los comisionados y el Relator Especial para la Libertad de Expresión reconocieron la entereza de Bedoya por buscar justicia en su caso.

La comisionada Margarette May Macaulay, relatora para los derechos de las mujeres de la CIDH y quien dijo encontraba este caso “muy perturbador”, preguntó al Estado si no consideraba un “fracaso” de la investigación el hecho de revictimizar constantemente a Bedoya al pedirle declarar “una y otra vez” sobre su crimen.

“¿Estaría el Estado de acuerdo en que el hecho de preguntarle repetidamente sobre su secuestro, tortura y violación denota el fracaso de sus investigadores?”, dijo la comisionada. “Porque tomar declaraciones de violencia sexual es un hecho muy sensible, doloroso y dramático para la víctima por lo ustedes deben tener a una persona propiamente capacitada para hacerlo. ¿No acepta que sus oficiales han fallado en sus deberes?”.

Los peticionarios también solicitaron a la CIDH exigir al Estado investigar las amenazas recientes en contra de Bedoya, así como proteger a todas la personas implicadas en este caso, desde testigos hasta operadores de justicia.

El crimen contra Bedoya

El 25 de mayo de 2000, Bedoya Lima fue secuestrada a la entrada de la cárcel La Modelo de Bogotá a donde había llegado para realizar una entrevista en el marco de una investigación sobre una red de corrupción al interior de las cárceles del país.

Tras la tortura a la que fue sometida, la reportera fue abandonada cerca de la ciudad de Villavicencio, departamento del Meta (región central de Colombia).

En 2012, los delitos de los que fue víctima fueron declarados como crímenes de lesa humanidad por la Fiscalía General de Colombia. Sin embargo, las condenas contra dos exparamilitares en 2016 son las únicas en su caso.




Boletín





Por favor, suscríbase a nuestro boletín semana.

Nombre Completo

Email *
Elija el boletín al que se desea suscribir:
Boletim Semanal (Português)

Boletín Semanal (Español)

Weekly Newsletter (English)
email marketing
by activecampaign

Facebook

Comentarios recientes