Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Junta de apelaciones acepta reconsiderar caso de periodista mexicano que busca asilo en EE.UU.




Agentes de Inmigración de Estados Unidos aceptaron revisar nuevamente el caso del periodista mexicano que huyó de su país hace nueve años debido a amenazas contra su vida.

La Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) acordó reconsiderar la apelación presentada en nombre de Emilio Gutiérrez Soto y su hijo. Un juez de inmigración de El Paso negó su pedido en julio de este año, y a principios de noviembre la BIA negó el recurso de apelación inicial por ser "entregado inoportunamente".

Emilio Gutiérrez Soto. (Archivo personal).

"Tras considerar los argumentos y la evidencia presentada con la moción, estamos de acuerdo en que la restitución de la apelación de los solicitantes esté justificada en beneficio de la equidad", escribió la BIA en su decisión emitida el 22 de diciembre.

Desde que la BIA decidió reconsiderar la apelación, Gutiérrez no puede ser deportado, dijo el abogado del periodista, Eduardo Beckett, al Centro Knight.

"Ningún periodista ni ningún solicitante de asilo que sea digno de crédito tiene antecedentes penales, ni representa una amenaza para la seguridad nacional, ni para la comunidad, y que tiene un lugar donde vivir, no debe ser tratado como un criminal, ni ser detenido y enjaulado como un animal", dijo Beckett.

El Club Nacional de Prensa (NPC, por sus siglas en inglés), que ha liderado una campaña a favor de Gutiérrez, también ha hecho un llamado a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) para que liberen a padre e hijo mientras su caso es reconsiderado por la BIA.

El director ejecutivo de NPC, Bill McCarren y el representante estadounidense de El Paso, Beto O'Rourke se reunieron con Gutiérrez y con agentes de ICE el 22 de diciembre, antes de que se recibiera la última decisión de la BIA.

"He visto a mucha gente con estrés post traumático, y parece que Emilio lo está padeciendo", dijo McCarren según El Paso Times. "Él quiso que supiéramos que se mantiene firme en su convicción, y que aprecia mucho lo que [Eduardo] Beckett está haciendo, pero le gustaría mucho estar libre". 

Beckett dijo que durante la visita también pudo presentar firmas de apoyo al periodista, recolectadas por NPC, como parte del paquete del pedido de libertad condicional de su cliente.

La decisión de la BIA es el avance más reciente en el caso luego de que la junta le concedió a Gutiérrez y a su hijo una orden de suspensión de deportación el 7 de diciembre. La decisión se tomó justo cuando agentes de ICE estaban en proceso de deportar a padre e hijo. A pesar de haberse salvado de la deportación, ambos continúan detenidos desde ese entonces.

El caso de Gutiérrez ganó recientemente atención internacional entre los defensores del periodismo y ha llegado a titulares nacionales de medios de EE.UU.

Tanto el Washington Post como el Houston Chronicle han pedido que les sea otorgado el asilo.

"Según concluyó un reporte de las Naciones Unidas publicado este mes, que cita las muertes, desapariciones y agresiones a docenas de periodistas contabilizados por la Comisión de Derechos Humanos de México: 'La información (...) muestra un panorama de la situación de los periodistas en México que solo puede calificarse como catastrófico', escribió el Post en su editorial. "En ese contexto, parece desdeñoso desestimar la amenaza que enfrenta el señor Gutiérrez si es deportado a México. Se le debe conceder el asilo".

Beckett dijo al Centro Knight que Gutiérrez está deprimido pero contento luego de conocer la decisión de la BIA de reconsiderar la apelación, y conmovido por el apoyo de organizaciones internacionales. Sin embargo, Beckett dijo que la salud del periodista se está deteriorando.

Gutiérrez trabajó en el Diario del Noroeste en el estado de Chihuahua antes de huir a Estados Unidos con su hijo en junio de 2008, por temer por sus vidas. A él le dijeron que militares mexicanos planeaban asesinarlo a causa de un reportaje suyo sobre presuntos abusos contra civiles y miembros de las fuerzas armadas. El periodista se entregó a los agentes fronterizos de Estados Unidos y declaró su intención de buscar asilo, no obstante fue conducido a un centro de detención donde permaneció por más de siete meses. Su hijo también fue detenido, pero por menos tiempo.

En los últimos nueve años, la familia Gutiérrez ha pasado por numerosas postergaciones de su caso y ha enfrentado varias amenazas de deportación. Durante ese tiempo, Gutiérrez ha sido crítico de la corrupción al interior del gobierno de México y sus presuntos vínculos con grupos criminales.

Asimismo, la violencia contra periodistas en México ha continuado batiendo récords durante esos años. Un reporte reciente del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) halló niveles históricos en los asesinatos de periodistas en México, a pesar de la baja global en el número de periodistas muertos a causa de su trabajo. La cantidad de periodistas asesinados en el país, solo en 2017, oscila entre 6 y 13, dependiendo de la organización que informe al respecto. México se ubica en el puesto número seis en el Índice Global de Impunidad de CPJ, que lista a los países donde los crímenes contra periodistas quedan impunes.




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook