Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Académicos destacan diferencias de métodos de periodistas, precariedad en la profesión y evolución de publicación renombrada




Por Allyson Waller

El periodismo fue examinado a través de un lente crítico durante el panel de investigación del Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ, por sus siglas en inglés) 2018 “Cambio cultural: contando historias, dando forma a la identidad y normalizando la precariedad”, el 14 de abril.

Académicos – estadounidenses y europeos - profundizaron en la naturaleza en evolución del periodismo, desde los periodistas individualmente hasta las grandes publicaciones.

Panel de investigación: Cambio cultural: contando historias, dando forma a la identidad y normalizando la precariedad. (Foto: Mary Kang).

El panel comenzó con Jan Boesman, postdoctorado en el departamento de Estudios de Periodismo de la Vrije Universiteit Amsterdam (Holanda), y profesor de periodismo deportivo de la Universidad de Leuven (Bélgica). Boesman presentó su investigación, realizada con Irene Costera Meijer, titulada “No me leas las noticias, cuénteme la historia: Cómo los productores de noticias y contadores de historias negocian las fronteras del periodismo al preparar y presentar las noticias”.

“El prototípico productor de noticias trabaja en una determinada fuente de noticias”, dijo Boesman. “Trabaja en historias diarias, raramente sale de su escritorio y está haciendo llamadas todo el día. Es muy activo en redes sociales y hace sus historias de manera tradicional y convencional usando el estilo de la pirámide (invertida)”.

Boesman dijo que los periodistas que son más contadores de historias desafían las prácticas de los productores de noticias.

“Esos periodistas no están especializados en un tema determinado”, dijo. “Ellos pueden escribir sobre política, deportes, sobre cualquier cosa. La forma es más importante para ellos que el tema. A esos periodistas no les gusta estar en la redacción, ellos quieren estar en el campo porque es ahí donde encuentran las buenas historias”.

Uno de los principales descubrimientos de la investigación de Boesman y Meijer es que los productores de noticias y los contadores de historias preparan sus historias de manera diferente. Los productores de noticias se basan más en ángulos predefinidos, lo que significa que abordan una historia con una fuerte idea de lo que tratará. Los contadores de historias, por su parte, se alejan de ese método, dijo Boesman, porque temen que tal práctica pueda impedir el proceso de recolección de historias.

“Las historias de los productores de noticias tienen una perspectiva más prudente porque usan estilos convencionales, pero si miras el proceso de producción de las noticias, puedes argumentar que las historias de los contadores de historias son de hecho más de mente abierta”, dijo Boesman.

La siguiente presentación, de Henrik Örnebring, se enfocó en las precarias condiciones de trabajo de los periodistas.

Örnebring, de la Universidad de Karlstad, en Suecia, presentó su investigación “Periodistas pensando en precariedad: Dando sentido a la nueva ‘normalidad’”, y enseñó a la audiencia sobre la aprehensión que se ha asociado al campo del periodismo.

Una de las características que definen el periodismo de hoy es que hay menos puestos de trabajo. Los periodistas tienden a especializarse en varias cosas para mantenerse en este campo en evolución, de acuerdo con la investigación.

“Los periodistas no se caracterizan más por esa estructura de empleos estables de tiempo completo, lo que significa en términos sociológicos que los periodistas se caracterizan por una creciente precariedad”, dijo Örnebring.

Örnebring citó al sociólogo británico Guy Standing al definir precariedad, y enfatizó que esta no involucra inseguridad material o económica, sino cómo esta inseguridad hace que una persona siente y piense.

Örnebring encontró que los jóvenes periodistas sienten la necesidad de ser emprendedores, lo que es una señal de precariedad, porque están asumiendo la responsabilidad individual de su propia carrera.

“Esos jóvenes profesionales fueron consumidos por la idea de cómo conseguir un empleo, pero conseguir un empleo era apenas un medio para un fin”, dijo.

Uno de los puntos principales que Örnebring mencionó en su conclusión es que los periodistas están preparados para la precariedad, especialmente los periodistas emergentes que están intentando entrar en el campo y temen una falta de estabilidad. Ese clima precario puede eventualmente afectar la calidad del periodismo, agregó.

“Si el periodismo sólo puede ser practicado por personas que acceden a trabajar gratis, entonces ¿qué tipo de periodismo recibimos?”, cuestionó.

Carrie Brown, de la City University of New York, y Jonathan Groves, de la Universidad de Drury, retomaron la investigación previa con “Cambiando ‘Hábitos de Pensamiento’: un examen de ocho años de evolución digital en el Christian Science Monitor”.

“Hay una historia que debe ser contada aquí sobre la disposición de cambiar y evolucionar, aunque ciertamente no sin una resistencia y, en algunos casos, muy rápidamente, no necesariamente dando tiempo suficiente para  una iniciativa que permita que realmente funcione”, dijo Brown.

Las investigaciones de Brown y Groves se concentraron en esfuerzos editoriales y de negocios que funcionaron y no funcionaron para el Christian Science Monitor, publicación ganadora del Pulitzer, durante un periodo de nueve años. Su investigación también se concentró en el cambio en el Monitor después de que un subsidio que recibía de la Iglesia de Cristo, Científico, fue reducido.

El Monitor experimentó el desarrollo de personajes para identificarse con las necesidades de su público, dijo Brown. Sin embargo, eso fue de poca ayuda, toda vez que el Monitor eliminó los comentarios de los lectores y no hizo muchos esfuerzos de crowdsourcing.

Brown discutió los cuatro mayores cambios en el Monitor, como fue abrirse a la experimentación y derrumbar el muro entre los negocios y la parte editorial.

El monitor también se interesó por aumentar la comunicación entre los lados editorial y comercial de la publicación en línea. Nuevas publicaciones como Passcode y Monitor Global Outlook ayudaron a aumentar los ingresos, pero eventualmente decidieron deshacerse de ellos y tomar una nueva dirección.

Brown dijo que el Monitor implementó continuamente nuevas ideas para intentar compensar las pérdidas financieras, mientras intentaba mantenerse fiel a su misión y aumentar su audiencia.

Dado que el panorama de medios y de la cultura del periodismo continúan cambiando, las publicaciones y los periodistas todavía deben recordar que podrían necesitar adaptarse y cambiar, dijo Brown

“Nunca llegarás a un punto en el que ya no tengas que innovar, (y) que no tengas que cambiar”, dijo.




Boletín





Por favor, suscríbase a nuestro boletín semana.

Nombre Completo

Email *
Elija el boletín al que se desea suscribir:
Boletim Semanal (Português)

Boletín Semanal (Español)

Weekly Newsletter (English)
email marketing
by activecampaign

Facebook