Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Colaboración de medios y aporte ciudadano impulsaron fact-checking de Verificado 2018 durante elecciones mexicanas



Verificado 2018, un proyecto de periodismo colaborativo del medio nativo digital Animal Político y AJ+ Español que cuenta con decenas de medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil como aliados, sirvió de catalizador de la información veraz a lo largo del proceso de elecciones generales y durante la jornada electoral de México, celebrada el pasado domingo 1 de julio.

Sala de redacción de Verificado2018. (Cortesía).
 

La editora general de Animal Político y directora de Verificado 2018, Tania Montalvo, contó al Centro Knight que durante la campaña electoral, las noticias falsas se concentraron alrededor de los candidatos punteros en las encuestas. Sin embargo, señaló que en los días previos a la jornada electoral, lo que se incrementó fue la desinformación en torno al proceso mismo, y a lo que necesitaban saber los votantes para ejercer su derecho ciudadano.

“Durante el proceso electoral, Andrés Manuel (López Obrador) siempre fue puntero en las encuestas, por lo que vimos cómo Andrés Manuel lideró todo el tiempo en las noticias falsas”, comentó Montalvo. “Se generaban muchas noticias falsas sobre él y eso fue cambiando de acuerdo a cómo se fue modificando también el ánimo en la opinión pública”, dijo.

En el transcurso de la campaña electoral, Verificado 2018 tuvo tres ejes de trabajo: detener la viralización de noticias falsas, desmentir la desinformación haciendo verificación de datos del discurso de los candidatos y elaborar ‘explainers’ o materiales explicativos que ayuden a prevenir la información falsa, sobre lo que la gente tenía dudas o respecto de lo que generaba dudas en la elección, señaló Montalvo.

“Hicimos fact-checking en vivo de los tres debates con todos los candidatos presidenciales, y alcanzamos a publicar como 75 frases (falsas) de lo que dijeron los candidatos, con los que probamos que los candidatos no siempre debaten con la verdad”, sentenció Montalvo.

Flujo de trabajo

Se organizaron en mesas de trabajo separadas durante la campaña electoral: la mesa de verificación que estuvo a cargo de 12 personas de la redacción periodística de Animal Político y la mesa visual y multimedia que fue liderada por cinco personas de AJ+ Español.

Según explican en su sitio web, la metodología de trabajo que utilizaron fue analizar la información que se volvía viral en medios de comunicación y redes sociales y que llegaba a tener más de mil interacciones en Twitter, Facebook y otras redes o que se hayan vuelto noticia para la opinión pública.

Luego, en la mesa de asignación o de filtro, explicó Montalvo, veían qué era lo que estaba “caliente” y de qué forma lo verificarían.

“Tal vez haciendo un video, un reportaje o con la ayuda de un reportero de campo de Animal Político”, dijo. Luego la información pasaba a la mesa de producción, en donde el equipo de AJ+ Español con sus videastas y diseñadores la trabajaban. Los fact-checkers y dateros de Animal Político hacían el análisis de datos y el reporteo y luego este contenido iba a la mesa de edición para posteriormente ser publicado en redes sociales y en los sitios de los medios de comunicación aliados.

El equipo de Animal Político en Verificado 2018.  (Cortesía).

La jornada electoral

El día de las elecciones, dijo Montalvo, el trabajo de Verificado 2018 fue más un servicio utilitario para los votantes. “Nos concentramos en lo que la gente nos estaba preguntando. Siempre hubo contacto y diálogo con el ciudadano, que nos enviaba información con el hashtag #quieroqueloverifiquen, por correo electrónico, Whatsapp, Facebook, (etc). Nos mandaban sus dudas o lo que querían que verifiquemos, y nosotros le dábamos prioridad a esa información, también privilegiando el interés público”, explicó.

En el transcurso del 1 de julio, las necesidades de los votantes fueron cambiando y pasado el mediodía las noticias que enviaban los usuarios a Verificado ya no eran concernientes a la información de cómo y dónde votar sino relacionadas a la denuncia de robo de urnas con votos y actos de violencia en algunos estados, como en Puebla.

“Estábamos preparados para desmentir estos supuestos brotes de violencia que tuvieran el objetivo de desincentivar a la gente que iba a votar. Pero ocurrió lo contrario, los brotes de violencia que la gente empezó a reportar para verificar, en realidad, sí ocurrieron”, aseguró Montalvo. “Sí hubo robo de boletas en diferentes estados, y también ocurrieron balaceras en distintas casillas en Puebla, y nos abocamos a verificar eso”.

Al término de la jornada electoral, Verificado notó un “silencio” de noticias falsas. Cuando la ventaja del candidato presidencial Manuel Andrés López Obrador se impuso sobre los otros dos candidatos que lo seguían en las encuestas, la gente empezó a compartir principalmente la noticia de su victoria.

“Ya no estamos viendo ningún brote de noticias falsas, ni en redes, que nosotros mismos monitoreamos, ni que la gente nos esté enviando. Incluso notamos que habían algunas cuentas de Twitter que estaban enfocadas en atacar el trabajo de Verificado todo el tiempo y simplemente, ahorita, han dejado de tuitear”, sostuvo Montalvo.

Para la directora de Verificado 2018 quedó bien en claro que la verificación, el fact-checking, no es una moda sino el paso indispensable en el ejercicio periodístico y en cualquier publicación periodística.

“Yo estoy convencida de que la verificación de información es periodismo, o sea, simplemente es eso, que debería ser parte de nuestro trabajo diario”, dijo Montalvo. De acuerdo con su directora, Verificado 2018 volvió a poner en el centro del ejercicio periodístico la importancia de hacer siempre una verificación de los hechos, de cada cosa que se reporta.

“Mientras que la prensa repetía discursos triunfalistas de cualquiera de los candidatos, Verificado 2018 siempre daba un paso más diciéndoles: ‘No es cierto; los datos son engañosos; no ocurrió en el periodo en que el candidato los está citando’”, dijo Montalvo. Uno de las objetivos que logró su trabajo, explicó su directora, es que lograron hacer que los lectores y ciudadanos empezaran a dudar de la información que leían y escuchaban de los propios candidatos y de las noticias que estos y sus seguidores difundían.




Facebook