Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Proyecto de verificación de datos se enfoca en WhatsApp para combatir la desinformación durante las elecciones en Brasil



WhatsApp tiene 120 millones de usuarios activos en Brasil, según divulgó la empresa en julio de este año. Este número equivale a más de la mitad de la población brasileña, estimada en 208,5 millones de personas. En esta temporada electoral en el país, cuya primera vuelta tuvo lugar el 7 de octubre y la segunda está programada para el día 28, la aplicación de mensajes se convirtió en el principal espacio de información para los usuarios y de campaña electoral – y también lamentablemente, en el espacio para compartir rumores y mentiras dirigidas a favorecer o perjudicar a determinados candidatos.

Después de nacer en Colombia en mayo y de pasar por México, el proyecto de verificación de datos El Poder de Elegir se estrenó en agosto en Brasil - O Poder de Eleger - con su vista justamente en WhatsApp como fuente del problema y posible solución para la desinformación generalizada durante las elecciones. La iniciativa es parte de la red internacional Chicas Poderosas, que busca fomentar la presencia de mujeres en el liderazgo de medios digitales.

Ejemplo de verificación enviado por este proyecto por el WhatsApp O Poder de Eleger. Captura de pantalla.

El grupo de O Poder de Eleger, que está formado por cinco periodistas y una diseñadora en Brasil y una periodista y dos diseñadoras en Colombia, recibe de usuarios sugerencias y pedidos de chequeos relacionados con las elecciones al número +55 21 981405658 en WhatsApp. El equipo hace la verificación y la publica en formatos pensados ​​específicamente para la aplicación de mensajes, como GIFs, videos cortos e imágenes, acompañados también de un texto que explica el contexto y trae enlaces para más información.

La periodista Luiza Bandeira, una de las verificadoras y editoras de O Poder de Eleger, dijo al Centro Knight que ellas tienen algunos criterios para decidir qué contenidos verificar. “Vemos si más de una persona nos envió esa cadena, si hay información pública y confiable para verificarla, porque no nos queremos quedar en ‘alguien dijo eso’, entonces buscamos hacer una verificación independiente. Y vemos también la circulación en otras redes sociales para tratar de medir el alcance de ese mensaje. No queremos ayudar a difundir algo que tenga un alcance muy pequeño”.

Decidido el contenido a ser verificado, una de las personas del equipo hace el chequeo y el guión del GIF o del video, que al ser aprobados por quien está en la edición son enviados al equipo de diseño, que monta la pieza en cuestión y la devuelve a las periodistas para su evaluación. La verificación es enviada por WhatsApp a las casi 400 personas que se han registrado hasta el momento para recibir el contenido de la iniciativa.

El equipo recibe entre 10 y 12 pedidos de chequeo por día, pero ha enviado cerca de tres por semana, debido al tiempo del proceso de verificación y producción de las piezas, y para evitar inundar a los usuarios de contenido. Además de WhatsApp, los chequeos también están disponibles en el sitio de las Chicas Poderosas y en los perfiles de la iniciativa en Facebook, Twitter e Instagram.

Además de las solicitudes de verificación de información transmitida por contactos en WhatsApp, muchos usuarios enviaron dudas sobre el propio proceso de votación. “Fue algo que nos sorprendió”, dijo Bandeira. “Hicimos piezas sobre dudas electorales porque la gente mandaba preguntas como ‘¿cuál es el orden de votación?’, o ‘¿qué pasa si voto en blanco o nulo?’. Entonces también sentimos la falta de un canal de comunicación directa con las personas a través de WhatsApp a través del cual puedan hablar con alguien y hacer preguntas, y eso puede ser pensado para el futuro”.

El pasado domingo, día de la primera vuelta de las elecciones, el equipo estaba listo para realizar chequeos “expresos”, como dijo Bandera, y en vez de hacer GIF o videos se concentraron en imagen y texto con enlaces activos. Una excepción fue el video que se convirtió en el rumor de mayor diseminación el día de la votación y que sugería que la urna electrónica estaba completando automáticamente el número 13 del candidato a la presidencia Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores (PT). En la verificación, insertaron en el video gráficos del proyecto reportando que un tribunal electoral había dicho que se trataba de una manipulación.

“Nos preocupamos mucho en no replicar material falso, entonces ponemos muy grande el ‘falso’ allí y dejamos claro que lo hemos comprobado”, explicó la periodista. “Nuestra idea no es competir con las agencias de fact-checking que están haciendo la verificación rápida de lo que está circulando. Cuando vemos que incluso después de que ellas hacen la verificación, la gente sigue mandándonos esa cadena, hacemos nuestro chequeo, dando otro formato para aquello y usando otro canal de distribución”.

El proyecto O Poder de Eleger también hizo piezas para despejar dudas de los usuarios sobre las elecciones.

También buscan incluir a los usuarios en las verificaciones solicitadas por ellos, lo que, según Bandera, fomenta el compromiso y la diseminación del contenido. “Percibimos que a la gente le gusta que le hables. Intentamos reproducir el mensaje que la persona envió, sin poner su nombre. Creemos que esto funciona en términos de compromiso: la persona ve que estamos respondiendo el mensaje de ella. Y como queremos que ella extienda ese contenido, es importante”.

Muchos usuarios responden a los chequeos o mandan mensajes al equipo, dijo la editora de O Poder de Eleger. Hasta el momento, solo han tenido comentarios neutros o positivos. “Las personas exigen respuesta: ‘he mandado esto y ustedes todavía no lo han verificado’. Esto es chévere porque hay una participación y una demanda activa de las personas para que su contenido sea revisado”.

El día de la primera vuelta de votación fue el más intenso y ellas recibieron mensajes como “¡guau!, me imagino que tienen muchas cosas que hacer hoy allí, pero qué bueno su trabajo, fuerza”, contó Bandeira. “Tiene algo de un contacto más personal. No respondemos todo lo que recibimos, pero tratamos de responder a la mayor parte. Entonces, como el usuario se siente más valorado, realmente aprecia el trabajo y habla de eso”.

Por tratarse de un proyecto pionero en Brasil y que trabaja con WhatsApp, una herramienta que está empezando a ser utilizada por periodistas, hace que haya mucho que aprender todavía, dijo Bandeira. “Es todo muy nuevo, y una cosa que creemos muy chévere del proyecto es que aprendemos siempre con lo que viene. Con cada chequeo que hacemos, tenemos un aprendizaje muy grande y creo que es muy chévere compartir esto con quien quiera trabajar con WhatsApp”.

El equipo brasileño cuenta con la experiencia de las colombianas que desarrollaron el proyecto El Poder de Elegir, que actuó durante las últimas elecciones presidenciales en el país. A partir de la experiencia en Colombia, “fuimos viendo cuánto era necesario adaptar a la realidad de Brasil, lo que funciona y lo que no funciona en cada país”, dijo la periodista de O Poder de Eleger. Una de las diferencias, dijo, es el tipo de cadenas enviadas con más frecuencia a las verificadoras. “Recibimos mensajes con mucha información y muchos enlaces en los que las personas mezclan fuentes tradicionales con fuentes que no tienen credibilidad y que son hiperpartidistas. Eso no había sucedido allí”.

Uno de los principales obstáculos del trabajo periodístico con WhatsApp es la falta de métricas: como se trata de una aplicación de mensajes cifrados, no es posible medir el alcance de los chequeos enviados por el equipo de O Poder de Eleger. Pero por las veces compartidas en redes sociales, ellas lograron identificar que la verificación que hicieron que ha tenido más impacto hasta el momento es la confirmación de que el candidato presidencial Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), es uno de los coautores de un proyecto de ley que pretende cambiar la atención a víctimas de violencia sexual en el sistema público de salud.

“Vamos a hacer una encuesta después [del cierre del proyecto], para colaborar en ese debate sobre el papel del WhatsApp en la diseminación de información, pero estimamos que el alcance sea mayor que ese [de las personas en la lista de distribución]”, dijo Bandeira. El cálculo de la periodista es que el alcance del contenido informativo en WhatsApp es exponencial: “si cada persona comparte con dos, son 800; si estos comparten con dos, 1.600 y así sucesivamente. Y dos es un cálculo conservador, considerando los grupos de los que las personas forman parte”.

El proyecto debe permanecer activo hasta la semana siguiente de la segunda vuelta, que se celebrará el 28 de octubre.




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook