Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Iniciativas de verificación brasileñas piden colaboración del Tribunal Electoral para combatir desinformación durante elecciones



*Esta nota fue actualizada para corregir la información sobre el pedido de investigación de la Procuraduría General de la República.

Siete iniciativas de verificación de datos de Brasil presentaron este lunes una carta con sugerencias de medidas concretas que el Tribunal Superior Electoral (TSE) puede tomar para ayudarlas a combatir la desinformación generalizada relacionada con las elecciones en el país, que se celebrarán el próximo domingo 28 de octubre.

La conversación de los verificadores con el TSE se produjo en medio de un debate público en Brasil sobre las mentiras dispersas en redes sociales y en la aplicación de mensajes WhatsApp sobre las elecciones y los dos candidatos en los comicios presidenciales, Fernando Haddad (PT) y Jair Bolsonaro (PSL).

También le siguió el pedido hecho por la Procuraduría General de la República para que la Policía Federal abra una investigación y determine si las campañas de los dos candidatos están haciendo uso de la diseminación sistemática de “noticias falsas” en redes sociales y en WhatsApp para tener ventaja en la elección. La investigación fue abierta un día después de la publicación de una denuncia del diario Folha de S. Pablo sobre el supuesto fraude electoral cometido por empresas partidarias de Bolsonaro, que estarían comprando el envío de mensajes masivos en contra del PT, el partido de Haddad, vía WhatsApp.

 

Reunión del Consejo Consultivo sobre Internet y Elecciones del TSE en Brasilia el 22 de octubre. (Foto: Nelson Jr./Ascom/TSE).
 

La propuesta de los verificadores al TSE fue presentada durante una reunión del Consejo Consultivo sobre Internet y Elecciones del TSE, formado en diciembre de 2017 para, entre otros, “desarrollar investigaciones y estudios sobre las reglas electorales y la influencia de internet en las elecciones, en especial el riesgo de las ‘fake news’ y el uso de robots en la diseminación de la información”, según la ordenanza que lo creó.

Participaron en la reunión representantes de las iniciativas de chequeo, de órganos del gobierno brasileño y del TSE, así como de las plataformas online Google, Facebook, Twitter y WhatsApp.

El grupo de verificadores formado por Aos Fatos, Agência Lupa, Boatos.org, Comprova, e-Farsas, Estadão Verifica y Truco/Agência Pública también presentó datos sobre el trabajo que han hecho en este periodo electoral y que apuntan al tamaño del problema en el país en estas elecciones.

Según la encuesta de Agência Lupa, las 10 noticias falsas más populares entre agosto y octubre fueron compartidas en total más de 865 mil veces en Facebook. Ya en el fin de semana de la primera vuelta de las elecciones, que tuvo lugar el día 7, Aos Fatos desmintió 12 rumores que, sumados, fueron compartidos más de 1,17 millones de veces en Facebook.

La carta también recuerda que “los datos compartidos y el alcance en WhatsApp son imposibles de medir”. Aos Fatos calcula que “70% de sus chequeos hechos en sociedad con Facebook también fueron sugeridos por sus canales de WhatsApp, demostrando que los rumores también circulan de manera amplia en la aplicación”.

“De los cerca de 250 rumores desmentidos por Boatos.org en el periodo electoral, el 95% circuló vía WhatsApp y fueron sugeridos por lectores. Comprova recibió mensajes de más de 60 mil diferentes números de teléfono desde el 6 de agosto a través de Whatsapp”, afirma el texto.

Las iniciativas de verificación de datos propusieron cuatro medidas que el TSE puede tomar en los próximos días. La primera es que el tribunal tenga “un canal de comunicación centralizado y eficiente” con los verificadores ofreciendo especialistas para participar del grupo de WhatsApp de los profesionales y colaborar en los chequeos. La segunda, que el TSE oriente a los Tribunales Regionales Electorales (TRE) a tener un asesor de prensa disponible el día 28 para atender a los chequeadores.

En tercer lugar, las iniciativas de verificación piden que el TSE movilice las plataformas – “Facebook, Twitter, Google, Youtube y, en especial, WhatsApp” – para realizar campañas de alfabetización digital en los próximos días, alertando a los usuarios sobre los riesgos de compartir contenidos sin verificar su origen y su veracidad, por ejemplo.

Y también piden que, en sus pronunciamientos, el TSE haga una defensa de la prensa y de los profesionales de comunicación que están trabajando en estas elecciones, ya que hay al menos 130 casos registrados por la Asociación Brasileña de Periodismo Investigativo (Abraji) de violencia contra periodistas en la cobertura electoral desde principios de este año.

Hasta el momento de publicación de este reportaje, el TSE no respondió a la propuesta de las iniciativas de chequeo. Por petición del Centro Knight, el tribunal afirmó por medio de su jefe de prensa que “corresponde al Consejo Consultivo anunciar las medidas, y eso ocurrirá a medida que las reuniones de los integrantes anuncien tales acciones”.

La sociedad contra la desinformación

Daniel Bramatti, coordinador de Comprova y presidente de Abraji, dijo al Centro Knight que lamenta que esta reunión no haya ocurrido antes de la primera vuelta de las elecciones.

“El papel del TSE es limitado, no tiene tantos elementos para combatir ese fenómeno, pero podría haber hecho antes ese gesto de llamar a los verificadores y tratar de ver cómo podría de alguna manera colaborar con nuestro trabajo”, dijo Bramatti.

“Llamar ahora, a pesar de ser tarde, es mejor que no haber llamado”, continuó. “En ese punto yo agradezco al TSE y hago aquí un elogio y manifiesto nuestra expectativa de que nuestra propuesta reciba una respuesta positiva, a pesar de faltar tan poco para las elecciones y por eso mismo creemos que el efecto pueda ser bajo en este momento. Podría haber tenido un efecto mayor si esa iniciativa se hubiera tomado antes”.

La presidente del TSE, Rosa Weber, en la reunión del Consejo Consultivo. (Foto: Carlos Moura/Ascom/TSE).
 

La evaluación de Abraji, según él, es que “el problema de la diseminación de informaciones falsas es muy complejo y tiene que ser combatido con una amplia gama de iniciativas, pero consideramos que no se debe intentar legislar sobre eso”.

La reglamentación estatal puede ser usada para crear restricciones a la libre circulación de ideas e informaciones, afirmó. Las iniciativas para combatir la desinformación tienen que partir de la sociedad, como son los esfuerzos de las iniciativas de verificación de datos y de las plataformas en línea.

Google y Facebook fueron los principales financiadores de Comprova, ejemplificó Bramatti, y Twitter y WhatsApp colaboraron con entrenamiento y herramientas técnicas. Facebook también es socio de Aos Fatos y de Agência Lupa en un proyecto de la red social contra la difusión de información falsa en su plataforma.

“En las plataformas existe esa preocupación de evitar que el contenido malo, esa contaminación informativa, acabe afectando las elecciones y debilitando la democracia”, dijo el coordinador del Comprova. “Hay esa percepción de que eso es un problema y necesita ser enfrentado, y ellos están buscando socios para hacer eso y esta [Comprova] fue una iniciativa muy importante."

En el centro de estas elecciones en Brasil, sin embargo, está WhatsApp. La aplicación de mensajes tiene cerca de 120 millones de usuarios en el país, que tiene 147 millones de votantes aptos para hacerlo en estos comicios, según el TSE.

“Los grupos dentro de WhatsApp son muy homogéneos, son muy caja de resonancia, se trata de mucha gente queriendo más comprobar su propio punto de vista que intentar contraponer una verdad a un rumor”, evaluó Bramatti. “Nuestra preocupación es que dentro de WhatsApp, de forma invisible, haya circulando mucho más de lo que la gente ha logrado combatir”.

La aplicación ha sido señalada por expertos y chequeadores como el principal medio de circulación de rumores relacionados con las elecciones. Un estudio de Agência Lupa en asociación con la Universidad de São Paulo (USP) y la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) analizó publicaciones de 347 grupos públicos de discusión política en WhatsApp.

Entre el 16 de agosto – inicio de la campaña electoral – y el 7 de octubre – día de la primera vuelta de las elecciones –, 18.088 usuarios publicaron 846.905 mensajes en estos grupos. Entre ellos, 107.256 eran imágenes; 71.931 eran videos; 13.890, audios; 562.866, mensajes de texto y 90.962, enlaces externos.

Lupa analizó el grado de veracidad de las 50 imágenes más compartidas en los grupos y concluyó que solo cuatro de ellas eran comprobadamente verdaderas. A partir de este estudio, Cristina Tardáguila, de Lupa; Pablo Ortellado, de la USP; y Fabrício Benvenuto, de la UFMG; publicaron un artículo en el diario estadounidense The New York Times con sugerencias de medidas que la aplicación podría tomar para disminuir el problema como restringir los reenvíos y las transmisiones y limitar el tamaño de los grupos en la plataforma.

La empresa dijo que no es posible implementar estas medidas a tiempo de la segunda vuelta de las elecciones, según reportó Estadão.

WhatsApp fue la única plataforma presente en la reunión en el TSE que no envió a un representante, según se le informó al Centro Knight. Dos representantes de la empresa entraron por videoconferencia desde Estados Unidos y dejaron la reunión en medio de la presentación de los verificadores, escribió Cristina Tardáguila, directora de Agência Lupa.

Según informó Tardáguila en su texto y en conversación con el Centro Knight, los representantes de la empresa no supieron responder a preguntas de los verificadores y de las autoridades brasileñas sobre la desinformación por medio de la aplicación en Brasil.

El 19 de octubre, WhatsApp informó a Agência Brasil que había cancelado “cientos de miles de cuentas durante el periodo de las elecciones en Brasil”. La declaración se dio en respuesta al cuestionamiento de la agencia sobre la denuncia de Folha de S. Paulo – publicada el día 18 de octubre – sobre que empresas de marketing digital financiadas por empresarios estarían diseminando contenido en miles de grupos de la aplicación en beneficio del candidato presidencial Jair Bolsonaro (PSL).

WhatsApp dijo estar “tomando medidas legales inmediatas para impedir que las empresas envíen mensajes masivos a través de WhatsApp” y que ha prohibido las cuentas asociadas a estas empresas.

Tenemos tecnología de punta para detección de spam que identifica cuentas con comportamiento anormal para que no puedan ser usadas para esparcir spam o desinformación”, agregó el comunicado de WhatsApp a Agência Brasil.

El Centro Knight intentó ponerse en contacto con WhatsApp, pero no obtuvo respuesta antes de la publicación de este reportaje.  




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook