Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Periodismo de soluciones se difunde en Latinoamérica con reporteros enfocados en cómo ciudadanos resuelven problemas




* Este artículo fue actualizado para aclarar una cita de Esquivel sobre la exploración del periodismo de soluciones en las salas de redacción de Costa Rica.

Desde el noroeste de Costa Rica, un pequeño periódico bilingüe está utilizando el periodismo de soluciones para contar historias sobre cómo los residentes están resolviendo los problemas de sus comunidades.

Noelia Esquivel de La Voz de Guanacaste trabajó en un artículo sobre la reforestación de Hojancha. (Foto: cortesía).

Son residentes de Hojancha que reforestaron una cuenca fluvial y llevaron agua al pueblo, pescadores que están llevando tortugas a Playa El Jobo y una organización que proporciona anticonceptivos llamados T de cobre a residentes de Huacas que no pueden mantener grandes familias.

Durante el último año, La Voz de Guanacaste informó sobre estos y otros relatos utilizando el enfoque del periodismo de soluciones, que se centra en cómo las personas y las organizaciones están respondiendo a los problemas sociales, más allá de solo denunciarlos. La publicación es parte de una comunidad en crecimiento en América Latina que está aprendiendo sobre este enfoque para informar historias.

“El periodismo de soluciones nos ha ayudado a hacer valer aún más nuestra misión, que es empoderar a las comunidades a través de la información. Nos ha ayudado a hacerlo valer porque a través de este tipo de periodismo no solo le estamos contando a la gente qué es lo que está pasando, sino cómo es que esto está pasando”, dijo Noelia Esquivel, quien está a cargo del proyecto de periodismo de en La Voz de Guanacaste, al Centro Knight. “Les damos los insights para que, si enfrentan problemas similares, puedan replicar un modelo exitoso y así poder solucionar también su problema”.

La periodista explicó que la sala de redacción ha utilizado el enfoque para cubrir temas como medio ambiente, derechos humanos, organizaciones no gubernamentales e instituciones públicas.

Por ejemplo, la primera historia de Esquivel sobre periodismo de soluciones para el periódico fue sobre cómo los bomberos voluntarios en el distrito costero de Nosara estaban usando teléfonos celulares personales para recibir y catalogar las notificaciones de emergencia mientras esperan ser integrados al sistema de alertas del país. El equipo era vital para la comunidad ya que los bomberos oficiales de la vecina Nicoya estaban a 60 kilómetros de distancia y no podían llegar a las emergencias a tiempo.

Como parte de un pequeño equipo, los periodistas en la sala de redacción se han enfrentado a desafíos, como la medición del impacto de sus historias, incluido si las personas están tomando acción o no como resultado.

Sin embargo, las historias de periodismo de solución que han publicado tienen un mayor alcance y fidelidad en Facebook y están entre las historias más leídas de la publicación, según Esquivel.

“Y a nosotros eso nos llena de satisfacción porque sabemos que no estamos contando historias felices, ¿verdad?”, dijo la periodista. “No se trata de contar historias felices sino contar historias que tengan ese valor agregado y que puedan empoderar a las audiencias para que tomen acciones para que sepan que pueden tomar acciones al respecto”.

Las organizaciones que han cubierto también han cobrado impulso a medida que se difunden los servicios que brindan, explicó Esquivel. O, en un caso, el periódico fue contactado por una organización que quería replicar un programa de divulgación para jóvenes sobre el que leyeron a través de los informes de la periodista.

La Voz de Guanacaste creó un video para explicar el periodismo de soluciones y por qué eligieron adoptar este enfoque al contar algunas de las historias de la región. (Captura de pantalla).
 

Cuando La Voz de Guanacaste decidió asumir el periodismo de soluciones en agosto de 2018, recibió la ayuda de Mikhael Simmonds, de la Red de Periodismo de Soluciones (SJN, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, para ayudarle a “entender qué es periodismo de soluciones y cómo implementarlo en la redacción”, dijo Esquivel.

Como explicó la periodista, las redacciones de Costa Rica aún no lo habían explorado mucho y, aunque ella había oído hablar de ello en la escuela, no se le enseñó en profundidad.

Simmonds y Liza Gross, periodista argentina y vicepresidenta de la SJN, también impartieron un taller virtual para toda la sala de redacción, y La Voz de Guanacaste se convirtió en el primer socio de la organización en América Latina.

“Estamos súper en la línea de que es muy valioso contar las historias con este enfoque”, dijo Esquivel.

Expandiendo el periodismo de soluciones en América Latina

Con la ayuda de los fondos de la Fundación Tinker, la SJN y la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) se unieron recientemente para expandir esta práctica periodística en América Latina durante los próximos dos años.

“Hemos sellado una alianza para difundir en toda América Latina el enfoque de investigar a profundidad y con rigurosidad las iniciativas que combaten con éxito problemas sociales en distintas esferas de nuestras sociedades”, dijo Alejandra Cruz, directora Taller de Periodismo de la FNPI, al Centro Knight.

Incluye talleres presenciales, seminarios web, becas para la producción y la difusión de herramientas para editores y reporteros, según explica Cruz.

La SJN, fundada en 2013, fue un socio experimentado de la FNPI en su misión. El grupo capacita a periodistas sobre cómo escribir periodismo de soluciones y tiene redacciones aliadas en todo el mundo. Ofrece un laboratorio de aprendizaje con una descripción básica del periodismo de soluciones y guías específicas por número. Un kit de herramientas básicas en español y se agregarán más guías a medida que la FNPI traduzca el material. La SJN también mantiene el rastreador de historias de soluciones – Solutions Story Tracker – una base de datos de 6.562 reportajes que se pueden buscar por tema y factores de éxito.

Liza Gross habla a los estudiantes del taller de periodismo de soluciones en Cartagena, Colombia. (Foto: Emmanuel Upegui/FNPI)

El primer taller oficial de esta nueva alianza con la subvención de la Fundación Tinker tuvo lugar en mayo de 2019 en Cartagena, Colombia, con 15 periodistas de la región y fue impartido por Gross y el periodista Gregory Scruggs. Alrededor de 160 personas aplicaron.

“Lo que sucedió en América Latina es más o menos lo que le sucedió al periodismo de soluciones en Estados Unidos”, dijo Gross al Centro Knight. “[En EE.UU.] muchos de nuestros editores, reporteros y productores habían estado pensando en una solución, y habían estado explorando esta posibilidad de ‘¿Qué hay más allá de simplemente describir el problema? ¿Hay algo mas? ¿Qué más podemos ofrecer a nuestros lectores?’ Estaban muy motivados en este sentido, solo que no lo llamaban periodismo de soluciones y no tenían un método para hacerlo”.

En Cartagena, muchas personas habían estado buscando periodismo de soluciones y estaban felices de aprender la metodología detrás de eso, pero Gross dijo que también eran escépticos y tenían preguntas “que todo periodista debería tener”.

“¿Por qué no es activismo? ¿Cómo puedo hacer que no suene como relleno, sino cómo le doy peso? ¿Cómo consigo invertir más tiempo en esto? ¿Lleva más tiempo? ¿Es más pesado que el periodismo tradicional?”, explicó el periodista.

Los periodistas del taller han creado un grupo de WhatsApp para compartir experiencias y aprender unos de otros. Gross dijo que también han realizado múltiples proyectos conjuntos y han llevado a cabo talleres en sus propios países.

“[Los participantes] volverán a sus países y harán periodismo de soluciones y también serán una especie de embajadores”, dijo al Centro Knight Tina Rosenberg, periodista ganadora del Premio Pulitzer y cofundadora de la SJN.

Esta no fue la primera vez que la FNPI ofreció capacitación en periodismo de soluciones. En 2000 y 2012, la organización realizó talleres con el periodista brasileño Geraldinho Vieira. En febrero y marzo de 2019, con la ayuda de Open Society Foundations, ofreció un taller en La Antigua, Guatemala, para profesionales centroamericanos.

Además, Gross y Rosenberg llevaron un taller de lleno total en octubre de 2018 durante el Festival Gabo en Medellín, Colombia, que atrajo a periodistas de toda América Latina.

Los instructores repasaron qué era exactamente el periodismo de soluciones, cómo implementarlo en los reportajes y cómo evitar ciertos escollos, como centrarse en los héroes o participar en el activismo (haciendo promesas u ofreciendo una solución única para todos, por ejemplo).

Ya sea que se hubieran dado cuenta o no, muchos participantes habían estado trabajando en historias con un enfoque de periodismo de soluciones. En grupos pequeños, intercambiaron ideas sobre historias que podrían abordar al centrarse en las soluciones, y los temas iban desde la migración al medio ambiente hasta cuestiones de género.

Lo común de los temas en todo el continente impresionó a Gross.

“Me sentí muy alentada porque eso abre la posibilidad de colaboraciones y amplía el impacto de sus reportajes”, dijo. “Y luego también me sentí muy alentado por su interés en conectar el contenido que crean con estrategias sólidas de participación de la audiencia. ¿Cómo hablamos con nuestra audiencia y cómo los conectamos? No es suficiente escribir la historia, también es importante ponerla frente a nuestras audiencias y obtener la retroalimentación de nuestras audiencias”.

Encontrar un punto de apoyo

Cuando se le preguntó si los periodistas latinoamericanos serán receptivos al periodismo de soluciones, Cruz dijo que ella entiende la renuencia inicial.

“Me preocuparía que no fuese así al presentársele a periodistas algo nuevo. Puede a primera vista confundirse con el enfoque de noticias positivas, con el activismo o con hacer publicidad a las entidades que el periodismos suele fiscalizar”, dijo. “Pero creo que una vez conocen y se les explica esta mirada de rigor, de balance y de profundidad entienden que no se trata de ello”.

Pero las dudas se han convertido en curiosidad, como se refleja en el número de participantes en los talleres realizados hasta el momento.

Tina Rosenberg escucha a los participantes del taller de periodismo de soluciones del Festival Gabo 2018 en Medellín, Colombia. (Foto: Emmanuel Upegui/FNPI).

“No es extraño que ya estén siendo receptivos porque este enfoque resulta muy útil en la sala de redacción desde varios ángulos como el de investigar y explicar los factores de éxito y las limitaciones existentes en políticas exitosas, el de entender de dónde salen las excepciones positivas (autoridades/ empresas/ ciudadanos que hacen mejor algo que la mayoría hace mal o no está haciendo) y el de fiscalizar y denunciar la inercia, corrupción o incompetencia al detectar iniciativas exitosas que se han implementado en contextos similares a los nuestros para solucionar problemas que son calificados como inevitables por los responsables de prevenirlos, mitigarlos y resolverlos”, dijo Cruz.

El periodista cree que hay una razón para usar un enfoque orientado a las soluciones que está más conectado con el periodismo en las sociedades democráticas, y eso es contar historias completas.

“El no hacerlo es perpetuar en nuestros lectores y audiencias la percepción de que hay problemas como la corrupción o la implementación fallida de políticas que siempre serán así, inevitables y sin solución”, explicó Cruz. “Esa es una visión desesperanzadora o cuando menos normaliza circunstancias que deberían ser inaceptables”.

Para Rosenberg, el periodismo de soluciones es una oportunidad para enfrentar dos crisis que enfrenta la profesión en este momento: cómo financiar la reportería y cómo reconstruir la confianza con la audiencia.

“Y así, el periodismo no puede continuar con el negocio como de costumbre”, dijo. “Y en todas partes la gente está preguntando ‘¿qué hacemos que nos permita combatir estas dos crisis, pero al mismo tiempo sigue siendo un periodismo riguroso?’. Y el periodismo de soluciones es una respuesta a esa pregunta. Y es una pregunta que se hace en todo el mundo”.

Rosenberg dijo que ha visto que las salas de redacción implementan periodismo de soluciones en sus modelos de suscripción y como una forma de recaudar fondos de la fundación. Por ejemplo, el periódico estadounidense Richland Source en Mansfield, Ohio, recaudó casi US $ 70.000 en poco más de un mes por cerca de dos docenas de organizaciones para financiar el “periodismo independiente orientado a soluciones”, como escribió el periódico.

En La Voz de Guanacaste, el equipo pudo llevar a cabo su iniciativa de soluciones de un año de duración con la ayuda de la Fundación Costa Rica - Estados Unidos para la Cooperación (CRUSA). A pesar de que la financiación se acaba en agosto, Esquivel dijo que planean continuar informando sobre cómo la comunidad está encontrando respuestas para los problemas que los rodean.

“Vamos a seguir haciendo esto y contando estas historias y aplicando este tipo de periodismo”, dijo Esquivel.

El equipo se complace en conocer la iniciativa de la FNPI y la SJN y la considera valiosa para la región.

“Este tipo de periodismo puede impulsarnos un montón a salir de un montón de situaciones conflictivas que tenemos”, dijo Esquival. “Y nos alegra increíblemente que otras redacciones ojalá no solo de Latinoamérica sino también de nuestro país y en todo el mundo empezaran a implementar este tipo de periodismo que al final es lo que buscamos con el periodismo verdad, o sea, como el desarrollo de las comunidades y por el empoderamiento de la gente a través de ese periodismo”.




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook