Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Con proyectos individuales, periodistas brasileños producen contenido exclusivo y reclaman un espacio en el mercado




El periodismo es un trabajo colectivo. Sin embargo, algunos periodistas brasileños han subvertido esta regla al lanzar medios individuales, desarrollados por la necesidad de publicar noticias y análisis a profundidad de políticas públicas y otros temas sin espacio en los medios tradicionales.

Dos décadas después del surgimiento y la proliferación de blogs, las iniciativas individuales continúan hoy en día como una forma para que los periodistas persigan sus pasiones y desarrollen sus marcas personales, con derechos para informar primicias y desarrollar nuevos productos y modelos de negocios.

El Centro Knight conversó con tres periodistas brasileños que han creado sus propios medios y han actuado de manera independiente y solitaria, con diferentes niveles de impacto y éxito, pero con desafíos y objetivos similares para hacerlos relevantes para el público, consolidando sus marcas personales y creando fuentes de ingreso sostenible.

En Brasil Real Oficial, Breno Costa escribe un boletín diario sobre las principales publicaciones de la Gaceta Oficial (Diário Oficial da União), con información y contexto para una audiencia dispuesta a pagar por el contenido. Ya con Agência Sportlight Lúcio de Castro ha ganado premios con reportajes de investigación sobre el negocio a veces turbio del deperte brasileño. Y en el Blog do Berta, Rubén Berta recopila primicias sobre los asuntos detrás del escenario del poder local en Río de Janeiro.

Traduciendo la letra pequeña de la Gaceta Oficial

Breno Costa. (Cortesía).

Desde principios de año, Breno Costa se ha dedicado a detallar los actos oficiales del gobierno del presidente Jair Bolsonaro publicados en el Diário Oficial da União. Cada día, el periodista tarda cinco horas en leer todas las nuevas reglas, regulaciones y decisiones del gobierno y editar un boletín con los temas más relevantes.

En Brasil Real Oficial, traduce el texto burocrático de las normas estatales a lo esencial necesario para aquellos que necesitan esa información, con puntos destacados adicionales que considere relevantes. En unos pocos meses, hay 22.000 personas registradas a la versión gratuita, enviadas todos los viernes, con lo más destacado de la semana. Y un número no revelado de suscriptores que pagan R $29 (cerca de US $8) por mes para tener acceso a contenido diario con los principales cambios en las reglas de operación del país oficializados ese día.

“Esto no es un recorte del Diário Oficial. Tiene un trabajo periodístico detrás, contextualización y que muestra los intereses beneficiados y perjudicados con cada medida”, dijo Costa al Centro Knight. “El público está interesado en ver el desarrollo de políticas públicas. Consultores, servidores, investigadores. Tengo como suscriptores diputados federales, compañías multinacionales, compañías mineras, consultorías”, explicó el periodista.

Costa tiene una trayectoria profesional asociada al periodismo independiente. En 2014, fue uno de los fundadores de Brio, una plataforma que estableció un punto de referencia para los lectores que buscan grandes historias y periodistas interesados ​​en producirlos. La iniciativa no funcionó y Brio se convirtió en un medio de capacitación a periodistas, a través de tutorías y cursos en línea.

Antes de eso, el periodista trabajó en la prensa tradicional. Fue reportero político para Jornal do Brasil, luego se fue para Folha de S. Paulo donde cubrió la política en Brasilia. Se destacó precisamente por su buena disposición para leer el Diario Oficial y la capacidad de encontrar posibles historias en medio de la jerga burocrática de las agencias gubernamentales. “Fui ganando confianza en que encontraría historias allí, no todos los días, pero con buena frecuencia. No sobre la regulación normativa, sino en las líneas entre ellos. El hecho de que sigas, entiendes mejor el contexto y puedes hacer correlaciones”, dijo Costa.

A fines del año pasado, ante la oportunidad generada por el cambio de gobierno y la necesidad de crear una alternativa de trabajo rentable, el periodista desarrolló el proyecto Brasil Real Oficial. Inicialmente, el objetivo era consolidar su marca personal, a través de un retorno a sus orígenes como periodista especializado en descifrar los actos normativos del gobierno. Pero la oportunidad de monetización llegó mucho antes de lo que había esperado.

Hospedé a Brasil Real en Substack, una startup de gestión de boletines que tiene la opción de monetizar. Al principio, mi base de suscriptores creció exponencialmente, y el equipo de Substack me contactó para sugerirme que comenzara a monetizar. Me ofrecieron un anticipo que me permitió permanecer sin mucha presión para ver resultados inmediatos durante seis meses”, explicó Costa.

El periodista aseguró que Brasil Real Oficial ya alcanzó el 60% del objetivo de suscriptores que pagan y que él considera ideal para garantizar su dedicación exclusiva al proyecto. “No he hecho publicidad pagada todavía, todo ha sido orgánico. El crecimiento es el boca a boca. Confío en que cuando comience a invertir en publicidad, crecerá mucho”, predice el periodista.

En un momento en que el movimiento de nuevas empresas, incluido el periodismo, alimenta la cultura del rápido crecimiento, las rondas de inversión y un esfuerzo empresarial concentrado, Costa se inspira en el libro “Company of One: Why Staying Small Is the Next Big Thing for Business” de Paul Jarvis. “Él escribe que no porque eres un emprendedor tienes la obligación de crecer. Fue un alivio para mí. Puedo mantener mi negocio pequeño. El trabajo no se convierte en una carga de gestión. Mi objetivo es mantener las cosas de una manera más tradicional”, dice Costa quien vive en el estado costero de Florianópolis.

A pesar de que está decidido a seguir el ritmo, planea lanzar un sitio web para finales de año, que hospeddará al boletín, pero también será una plataforma para publicar sus propios reportajes, basándose en la información que ha obtenido de la gaceta oficial desde principios de año. “Los nuevos tiempos del periodismo indican que, al igual que usted tiene influencias digitales, el periodismo también puede triunfar a partir de un esfuerzo individual”, dijo Costa.

Investigación sobre el negocio del deporte

Lúcio de Castro. (Cortesía).

El desempeño financiero relativamente bueno de Brasil Real Oficial, con un grupo de suscriptores dispuestos a pagar por la información, es raro en el mercado periodístico, por importante que sea el contenido producido.

Aun así, hay iniciativas de periodistas que insisten persistentemente  u obstinadamente en ofrecer al público lo que han sido capacitados para hacer, incluso si no hay remuneración, al menos por ahora.

El periodista Lúcio de Casto es uno de esos casos. Con una trayectoria marcada por la cobertura tras bastidores del deporte, además del tradicional enfoque en este campo, lanzó Agência Sportlight de Jornalismo Investigativo en diciembre de 2016 para dar rienda suelta a los reportajes que quería producir, pero que no encontraba interés por parte de los principales medios de comunicación.

“El nombre es pomposo (inspirado en el famoso Spotlight de The Boston Globe) porque me pareció necesario tener un nombre que me diera más peso para poder ser tomado en serio cuando necesitaba contactar, por ejemplo, gente de la Presidencia, de gobiernos, compañías. Mucha gente cree que hay una multitud conmigo, pero solo soy yo”, dijo Lucio de Castro al Centro Knight.

Con más de dos décadas en el periodismo, el reportero recorrió las principales salas de redacción del país y recibió premios nacionales e internacionales. Pero el tipo de investigación que realiza va en contra, cree él, con los intereses económicos de los propios medios en cuanto a los derechos de transmisión y la cobertura deportiva.

“La Agência Sportlight nace de un destierro que sufrí, lo que revela gran parte de la falta de voluntad del periodismo brasileño para hacer cierto tipo de periodismo. Es obvio que muchos medios tienen excelentes profesionales. Mi carrera está marcada, en deportes, por la investigación del uso del dinero público, el detrás de bastidores de la realización de grandes eventos. Y los medios de comunicación no quieren esto, porque hay una confusión de intereses entre los derechos de transmisión y los eventos. En algún momento, el mercado se me cerró y mi solución fue crear esto aquí para seguir trabajando”, dijo el periodista.

En dos años y medio, la Agência Sportlight ha publicado 113 artículos, con un promedio de 30 mil visitas para cada uno y picos de 100 mil clics. Entre los trabajos se encuentra el “Nuzman Dossier”, una serie de 32 informes que mostraron el lado B de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Carlos Arthur Nuzman fue presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB) y el principal responsable de la organización del evento.

Basada en datos y documentos públicos, la serie reveló que, detrás de bastidores, Río 2016 se convirtió en un inmenso negocio entre amigos. El negocio ignominioso del expresidente de la COB que lo llevó a ser arrestado en 2017, por supuestamente comprar votos para la elección de Río como sede de los Juegos. El exgobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, encarcelado desde 2016, recientemente admitió haber pagado un soborno para que gane Río, en un intento de colaboración eficaz para reducir su pena.

“El Dossier de Nuzman me confirmó que es posible que el periodismo le lleve la delantera a las entidades investigativas. Las personas involucradas en la investigación que llevó al arresto de Nuzman me dijeron que utilizaron los informes periodísticos como punto de partida para otros descubrimientos. No solo tenemos que hacer reportajes declarativos o de filtraciones. Este es el camino en el cual creo”, dijo Castro.

La serie de reportajes recibió el prestigioso Premio de Periodismo Petrobras en 2018 y fue reconocida por el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación, otorgado por el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS).

A pesar del reconocimiento, el periodista aún está lejos de poder garantizar una dedicación exclusiva a su agencia Sportlight, porque él mismo admite que nunca ha hecho de la búsqueda de la sostenibilidad financiera una prioridad. Por el momento, ha trabajado en paralelo para pagar las facturas mientras investigaba sus reportajes de investigación.

Sin embargo, la falta de dinero es una limitación en la producción de historias aún más conmovedoras: “No busqué anuncios ni personas que colaboraran. Estamos tan metidos que terminamos olvidándonos del dinero, pero en algún momento la situación aprieta. No puedo permitirme invertir dos o tres meses en una investigación. Intento encontrar un punto intermedio entre mantener la frecuencia de las publicaciones y la profundidad de los temas. Tener un Petrobras y un IPYS, con mi pequeño negocio, tan pequeño, es un gran placer”, afirmó Castro.

Cobertura de la administración pública en Río

Rubén Berta trabajó durante 17 años en el periódico O Globo, el más grande de Río de Janeiro, cubriendo principalmente el gobierno del estado y la alcaldía de la ciudad capital. A principios de 2017, dejó el periódico en medio de los recortes que se habían convertido en algo habitual en las grandes salas de redacción. Sin haber trabajado en ningún otro lugar y en un mercado cada vez más reducido, lanzó un blog para continuar monitoreando sistemáticamente el poder local.

“Abrí de forma muy artesanal, un blog súper simple, comencé a publicar noticias que estaba investigando en mi día a día. Duró unos tres meses. Sirvió como un gran portafolio. Mostrar al mercado que estoy vivo, produciendo noticias. En ese sentido, funcionó, rápidamente comencé a recibir propuestas de trabajo”, contó Rubén Berta al Centro Knight.

Ruben Berta. (Cortesía).

Luego de hacer reportajes como freelance, terminó siendo contratado para un proyecto corto en The Intercept Brazil. También trabajó en marketing político durante la campaña electoral del año pasado. Y, en 2019, decidió reanudar un proyecto del sitio de una manera más estructurada, relanzando el Blog de Berta.

“Básicamente me programé financieramente para pasar un año de manera tranquila, sin tener que invertir recursos. Mi fecha límite es febrero del próximo año”, dijo Berta, quien, como Breno Costa del Brasil Real Oficial, entiende que trabajar la marca en sí es una necesidad para el periodista de esta época. “Quiero consolidar mi nombre como referencia en el periodismo de investigación de Río, centrado en la administración pública. Como periodista de un medio, resulta que el público en general no te conoce, eres uno más”.

Una de las ventajas competitivas de Berta en el mercado del periodismo local es que, con la reducción de equipos periodísticos de los diarios y de los problemas financieros de los medios, la competencia es menor, lo que equilibra el juego cuando se ingresa con pocos recursos. Aún así, los costos son altos para aquellos que no tienen una estructura financiera detrás. El acceso a muchos de los documentos que respaldan los reportajes está a cargo de los registros que los albergan.

“Mis costos para mantener el sitio son bajos pero aumentan dependiendo del tema. Cualquier certificado en una notaría cuesta alrededor de R $100 (cerca de US $27). Investigar documentos de dos compañías, tres personas, para una investigación de mayor aliento puede dejar más de R $1.000 (US $287). Tal vez más adelante piense en hacer crowdfunding en casos específicos, pero quiero estar con mi contenido mejor consolidado”, sostuvo el periodista.

Y para consolidar el sitio, él necesita reportajes únicos y primicias que sean capaces de ampliar la audiencia. Con una audiencia promedio de 1.000 visitas al día, ya ha alcanzado un máximo de 45.000 gracias a reportajes que se han viralizado. Uno de ellos fue sobre el diputado estatal Rodrigo Amorim.

En el informe periodístico, el periodista muestra que el diputado, elegido por el mismo partido del presidente Jair Bolsonaro y muy cercano a su hijo, el senador Flávio Bolsonaro, ocupó cargos simultáneos en diferentes organismos públicos, entre otros detalles de la anterior carrera del político. El tema fue noticia en otros medios, como Folha de S.Paulo, con el debido reconocimiento al periodista.

Ya en el informe más citado por otros sitios, él descubrió que una empleada de la oficina de un diputado del PSL, el partido del presidente Bolsonaro, escribió un texto difamatorio contra un periodista del diario Estadão. El presidente dio visibilidad al texto mentiroso al compartirlo en Twitter, generando una ola de ataques contra el profesional de la prensa. El descubrimiento de Berta fue mencionado con crédito en el Jornal Nacional, las noticias televisivas más importantes del país.

Mientras recopila sus historias en documentos y registros oficiales, Rubén Berta también trabaja para que el sitio sea viable como fuente de ingresos. Recientemente comenzó a vender productos como camisetas con frases políticas y vinculadas al periodismo. Y durante los próximos seis meses desea iniciar otras formas de recaudación de fondos.

“Me di ese regalo de pasar un año haciendo lo que estoy haciendo. Es muy difícil hacer esto de manera consistente, pero tampoco es imposible. Independientemente de lo que suceda, cada día soy mejor profesional de lo que era ayer. Eso está muy bien. Este periodo del blog ahora, en los últimos dos años, fue mucho más enriquecedor que en los últimos diez años. Me siento mucho más profesional ahora”, dijo el periodista.




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook