Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dice que periodista Glenn Greenwald cometió un delito e insinúa que podría ser encarcelado



En una entrevista después de una ceremonia en una unidad militar en Río de Janeiro el sábado 27 de julio, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, negó que el reciente decreto que autoriza la deportación sumaria de extranjeros “peligrosos” pueda ser utilizado contra el periodista Glenn Greenwald de The Intercept, que ha estado publicando una serie de reportajes sobre el contenido de mensajes entre las autoridades públicas que fueron filtrados. En la respuesta, sin embargo, Bolsonaro dijo que existe la posibilidad de que el periodista pueda ser arrestado en Brasil.

“[El decreto] no tiene nada que ver con su caso (Greenwald). Tanto es así que no encaja con la ordenanza, el crimen que está cometiendo. Además, está casado con otro hombre y ha adoptado niños en Brasil, ¿verdad? Tramposo, tramposo para evitar tal problema, se casa con otro tramposo, adopta un niño en Brasil. Ese es el problema que tenemos, no desaparecerá, Glenn puede estar tranquilo. Tal vez vaya a la cárcel en Brasil, pero no lo hará en el extranjero”, dijo el Presidente.

Bolsonaro durante una ceremonio militar en Río donde dijo que el periodista Glenn Greenwald podría 'pagar prisión' en Brasil. (Palácio do Planalto/Cortesía).

El 25 de julio, un decreto firmado por el Ministro de Justicia, Sérgio Moro, facilita la deportación de extranjeros “peligrosos” dentro de 48 horas. El texto define como peligrosos a los acusados ​​de terrorismo, pertenencia a un grupo criminal armado, tráfico de drogas, armas o personas, pornografía infantil o explotación sexual, y violencia en estadios.

Greenwald y The Intercept Brasil vienen publicando una serie de reportajes sobre el contenido de mensajes intercambiados entre el fiscal Deltan Dellagnol, coordinador de la Fuerza de Tarea Lava-Jato, y el entonces juez Moro, responsable de juzgar el caso, lo que indicaría una presunta colaboración entre los dos. Las publicaciones han generado escandalo en el país y los aliados del Gobierno han culpado a Greenwald y The Intercept por su complicidad con los hackers.

La semana pasada, el diputado federal Filipe Barros del Partido Social Liberal (PSL), que es el mismo partido del presidente, presentó una solicitud a la Procuraduría General de la República (PGR) para un arresto temporal de Greenwald, informó el portal IG. El congresista dijo que habría evidencia de que el periodista fue cómplice del delito de obtener datos de teléfonos celulares de autoridades.

Al publicar el primer reportaje sobre los mensajes filtrados, The Intercept escribió que su “único papel al obtener el material era recibirlo de nuestra fuente, quien nos contactó hace varias semanas (mucho antes de la supuesta intervención al teléfono de Moro) y nos informó que ya habían obtenido el conjunto de mensajes y estaban ansiosos por ponerlo a disposición de los periodistas”.

El 23 de julio, la Policía Federal, bajo el Ministerio de Justicia ahora liderado por Moro, arrestó a cuatro acusados ​​de haber accedido a datos de autoridades públicas.

Tras la publicación del decreto de Moro, algunos críticos, como la Asociación Brasileña de la Prensa (ABI) entraron en alerta por su posible uso contra Greenwald.

En este contexto, la declaración de Bolsonaro sobre que Greenwald “tal vez vaya a la cárcel en Brasil, pero no lo hará en el extranjero”, sonó intimidante para el periodista, en la evaluación de las organizaciones de prensa y otros periodistas.

Moro es el foco de reportaje basados en diálogos filtrados de aplicaciones de mensajes. (Ministerio de Justicia/Cortesía).

Al contrario de lo que Bolsonaro quiere, no tenemos una dictadura, tenemos una democracia y para arrestar a alguien debes mostrar evidencia de que la persona que quieres arrestar ha cometido un delito”, dijo Greenwald a Folha de S.Paulo. “Bolsonaro no tiene el poder de arrestar a personas por razones políticas sin evidencia de que la persona haya cometido un delito. Quiere tenerlo, pero no lo tiene”, agregó el periodista.

También refutó la acusación de que se había casado y adoptado niños en Brasil para evitar ser deportado. “Esto es totalmente loco porque David y yo hemos estado casados ​​por casi 15 años. Obtuve mi visa de residencia con base en nuestro matrimonio entre 2006 y 2007”, dijo Greenwald a Folha.

El lunes 29 de julio, Bolsonaro volvió a tocar el tema y dijo que “en mi opinión él (Greenwald) cometió un crimen” y dijo que espera que la investigación de la Policía Federal sobre el robo de mensajes privados de autoridades pruebe esto: “en cualquier otro país, él estaría en otra situación. Espero que la Policía Federal realmente llegue, conecte los puntos”, dijo el Presidente, según G1.

También insinuó que la información fue comprada y dijo que la confidencialidad de la fuente no puede usarse como una excusa para encubrir un delito.

“En mi opinión, esto ha tenido transacciones. En mi opinión, transacciones pecuniarias y, según todos los indicios, la intención es siempre alcanzar, en este caso, atacar Lava Jato, atacar a Sérgio Moro, atacar a mi persona, tratar de descalificar, desgastar (...) La interceptación telefónica es un crimen y punto final. No hay nada más que discutir. No puedes protegerte, ‘soy periodista’. El periodista tiene que hacer su trabajo. Preservar la confidencialidad de la fuente, de acuerdo. Ahora, una de origen criminal, el sujeto quiere preservar un crimen, invadiendo la República, erosionando el nombre de Brasil”, dijo el Presidente, según G1.

En otra respuesta al Presidente, Greenwald tuiteó extractos de la constitución brasileña que garantizan la libertad de prensa: “Si alguien puede mostrarle al presidente Jair Bolsonaro lo que garantiza la constitución brasileña, creo que sería útil. Destaqué las partes más importantes para él”.

Greenwald ha recibido la solidaridad de periodistas y defensores de la libertad de expresión y de empresa.

La Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji, por su acrónimo en portugués) dijo en Twitter que “al amenazar con arrestar a un periodista que publica información que le desagrada, el presidente Bolsonaro promueve e instiga ataques serios contra la libertad de expresión. Sin periodismo libre, otras libertades también morirán. No más acoso”.

El editor ejecutivo del Washington Post, Marty Baron, publicó la traducción al inglés de la nota de Abraji en su cuenta de Twitter.

Greenwald contrarrestra los ataques de Bolsonaro: la constitución es garante de la libertad de prensa. (Vinicius Loures/Cámara de Diputados).

La Federación Nacional de Periodistas (Fenaj, por su acrónimo en portugués) dijo que si bien Greenwald no pudo ser deportado porque estaba casado con un brasileño y tenía dos hijos brasileños, “el intento de intimidar al periodista es evidente. Como se trata de una acción del gobierno, Fenaj advierte sobre el peligro del retorno de la censura a la prensa y la persecución de periodistas, prácticas adoptadas durante la dictadura militar (1964-1985) y comunes a los gobiernos no democráticos”.

La entidad dice que el Gobierno viola la constitución y avanza hacia una autocracia, recordando otros casos de ataques de Bolsonaro contra periodistas. Más recientemente, el presidente “calificó de ‘idiota’ la pregunta sobre el uso de un helicóptero de la Fuerza Aérea de Brasil por sus familiares. Ante la insistencia de los periodistas, acabó la entrevista sin responder la pregunta. Fenaj advierte sobre el peligro de restricciones a la libertad de prensa, a las que siempre recurren los gobiernos autocráticos”, dice la organización.

En una entrevista con BBC Brasil, el uruguayo Edison Lanza, Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, dijo que “el presidente de Brasil infortunadamente parece haberse olvidado de la Constitución y los tratados internacionales sobre libertad de expresión del que Brasil es signatario”.

Lanza dijo que veía la situación de Brasil con preocupación y la comparó con la lógica adoptada por los regímenes de Hugo Chávez en Venezuela y Rafael Correa en Ecuador. “Bolsonaro fue elegido con un discurso de libertad de expresión y prensa, pero lo abandona rápidamente cuando algo lo molesta. No veo ninguna diferencia con respecto al comportamiento de Chávez y Correa en América Latina”, le dijo a la BBC Brasil.

El Relator recordó otro caso en el que la prensa reveló información de interés público obtenida ilegalmente por la fuente que la puso a disposición. “Hay una ignorancia sobre cómo funciona justamente la libertad de expresión. Esto no es nuevo. Imagínese si los Papeles del Pentágono de la década de 1970 sobre la Guerra de Vietnam no se hubieran conocido, si los periodistas que los divulgaron no hubieran sido protegidos por la Corte Suprema de Estados Unidos. Esto está protegido por las leyes y acuerdos internacionales. Un periodista que publica algo obtenido ilegalmente pero de interés público, como es el caso aquí, no puede ser criminalizado y no amenaza la seguridad nacional”, dijo a la BBC Brasil.

La Asociación Brasileña de la Prensa Brasileña (ABI) realizó un acto de solidaridad con Greenwald y los otros periodistas de The Intercept Brazil.

En una nota publicada en la cuenta de Twitter de The Intercept Brasil, la editora en jefe, Betsy Reed, escribió que la acusación de Bolsonaro de que Greenwald se habría casado en Brasil para evitar ser deportado “sería ridícula si no fuera peligrosa”. El sitio publicó un editorial firmado por Reed, Greenwald y el editor brasileño Leandro Demori afirmando que “la respuesta agresiva del Gobierno de Bolsonaro muestra por qué nuestros informes sobre los archivos secretos son vitales”.

“Estamos agradecidos por la solidaridad de los defensores de la libertad de prensa en todo el mundo, ya que las instituciones democráticas brasileñas enfrentan esta prueba profunda bajo el gobierno actual, dirigida por un autoritario que no ve nada malo en amenazar a un periodista simplemente por ejercer su profesión”, dijo Reed a través de Twitter.




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook