Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

Periodistas brasileñas crean plataforma para conectar científicos y prensa



A pesar de la gran cantidad de estudios científicos publicados diariamente en Brasil, ponerse en contacto con los responsables de estas investigaciones puede ser un desafío y entrevistarlos aún más.

Ante este panorama, dos periodistas brasileñas crearon una plataforma que sirve de puente entre los investigadores y la prensa, además de ayudar a cambiar la cultura de divulgación científica en el país.

Agência Bori ya se ha asociado con 90 revistas científicas, pero la propuesta es ampliar e incluir nuevas publicaciones, según las coordinadoras del proyecto, las investigadoras y periodistas de ciencia Ana Paula Morales, de 35 años, y Sabine Righetti, de 38.

Sabine Righetti, 38, y Ana Paula Morales, 35. (Foto: Bori/Marcelo Justo).

La plataforma presentará cada semana al menos tres estudios no publicados y embargados, de las revistas asociadas, que tienen potencial de divulgación e interés público. Además de seleccionar estos artículos, el equipo de Bori prepara un resumen de cada investigación, hace una breve capacitación en medios con los científicos y pone a disposición sus contactos.

“Hacemos el lanzamiento y se lo pasamos a los investigadores para que lo aprueben. Si están de acuerdo con la divulgación en Bori, deben estar disponibles para dar entrevistas durante el periodo de embargo”, dijo Righetti, durante el evento de lanzamiento el pasado miércoles 12 de febrero en São Paulo.

Para tener acceso al material, los periodistas deben registrarse de forma gratuita en la plataforma. Desde el 6 de febrero, cuando se abrieron las inscripciones, hasta la fecha de lanzamiento de la agencia, se registraron 167 periodistas. “Esto es genial. En menos de una semana tuvimos periodistas de todo el país inscritos”, dijo Morales.

La plataforma está dirigida a reporteros de todas las áreas, no solo de la ciencia. La idea es que Bori divulgue investigaciones relevantes a varias secciones editoriales, como economía, ciudades (local), salud, educación, medio ambiente, deportes, entre otros. Después del final del embargo, los lanzamientos se almacenan en la plataforma y se pueden copiar en su totalidad, siempre que se otorgue crédito a Bori. “Los periódicos del interior, que tienen salas de redacción más pequeñas, por ejemplo, tienen esta demanda”, dijo Morales.

Lançamento da plataforma em São Paulo Foto: Bori/Marcelo Justo

La iniciativa, inspirada en la plataforma estadounidense EurekAlert!, tiene como objetivo aumentar la visibilidad de la ciencia producida en Brasil. Según una encuesta realizada por Bori, el país publicó alrededor de 230 artículos científicos por día en 2018, colocando a Brasil entre los 15 productores de ciencia más grandes del mundo. “Cerca del 10% de estas piezas de investigación tienen potencial de difusión, podrían estar en la prensa. Solo con este material sería posible ocupar un periódico completo. Pero no vemos esta ciencia en los medios, algo que me preocupa mucho”, dijo Righetti.

Las consecuencias de esta invisibilidad son graves, señalan las coordinadoras. Según una investigación del CGEE (Centro de Gestión y Estudios Estratégicos), publicada por Folha de S.Paulo en julio de 2019, el 90% de los brasileños no pudo mencionar el nombre de un científico y el 88% no sabía dónde se lleva a cabo la investigación científica en el país.

Al mismo tiempo, en salas de redacción cada vez más pequeñas, los periodistas brasileños enfrentan varios obstáculos para informar sobre investigaciones científicas. “Las principales dificultades son encontrar estudios y hablar directamente con el investigador. Esto lleva mucho tiempo y el periodismo es urgente”, dijo Morales.

Como resultado, la prensa brasileña termina cubriendo estudios en el extranjero más que la ciencia realizada en el propio país. “Una investigación de Bori muestra que Nature apareció 11 veces en un solo mes en Folha. Mientras tanto, entre 2007 y 2011, solo dos revistas brasileñas aparecieron en el mismo periódico en artículos de divulgación científica, según un estudio realizado por el investigador de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) Germana Barata”, dijo Righetti, en una entrevista con el Centro Knight después del lanzamiento.

Otro problema, según las coordinadoras, es que pocas instituciones científicas en Brasil tienen jefe de prensa. “A veces es más fácil hablar con alguien de la NASA que con un científico de una universidad aquí en la esquina porque no hay una oficina de prensa o no encuentras el contacto del investigador, y cuando lo haces, él no quiere hablar”, explicó Righetti.

Según las coordinadoras, esto significaba que Bori tenía que asumir el trabajo de difusión más activamente. “EurekAlert! solo republica comunicados de los centros de investigación, pero eso no funcionaría aquí. Además de ser pocos, las oficinas de prensa son a menudo institucionales. Publican la agenda del decano de la universidad, pero no promueven la ciencia”, dijo Righetti.

Un gran obstáculo, destacan ellas, es la cultura de la academia brasileña que desconfía de los científicos que frecuentemente hablan con la prensa. De los investigadores buscados por Bori hasta el lanzamiento de la plataforma, el 20% no pudo ser encontrado o rechazó la divulgación. Algunos piensan que la prensa “escribe mal o simplifica demasiado”, y otros simplemente no quieren hablar con los periodistas.

Las coordinadoras consideran que la tasa es alta. “No es suficiente defender la difusión científica, hay que querer hablar con la sociedad”, dijo Righetti. Presente en el evento, el director general de Impa (Instituto de Matemática Pura y Aplicada), Marcelo Viana, dijo que los científicos brasileños no están entrenados, incentivados o recompensados ​​por hablar con la prensa. “Por el contrario, algunos colegas incluso comienzan a mirarte feo, pensando que tienes alguna agenda oculta”.

Righetti citó el ejemplo de Estados Unidos, donde los investigadores tienen más probabilidades de recibir fondos si pueden demostrar su participación en los medios. “Esto debe ser una métrica, una forma de evaluar al científico”, dijo.

Morales refuerza que el objetivo de Bori es reunir a periodistas e investigadores para ayudar a promover este cambio cultural. En este sentido, afirma que los movimientos terraplanistas o antivacunas, además de los ataques de los gobiernos a la ciencia, las universidades y los intelectuales en general, representaron una ventana de oportunidad para Bori. “Antes, cuando íbamos a vender el proyecto, dijeron: ‘no hay dinero ni siquiera para la ciencia, imagínense si estará disponible para publicidad’. Hoy entienden la urgencia de esto”, dijo en una entrevista con el Centro Knight después del lanzamiento.

La plataforma usa inteligencia artificial y un ‘filtro humano’

Bori tiene su propio sistema de inteligencia artificial que unifica los datos de las revistas científicas y genera alertas de acuerdo con los criterios definidos por los periodistas de la plataforma. “Fue algo que hice manualmente en el Diario Oficial, en cada PDF. Buscar palabras clave como el dengue, ADN, Amazonia, genéticamente modificado o Niobio”, dijo Righetti.

Además de la búsqueda automatizada de temas que pueden generar historias, los periodistas tienen la intención de implementar alertas de acuerdo con otros criterios. “Si una universidad nunca publica, cuando publica un estudio, por ejemplo, la inteligencia artificial lo resaltará para nosotros”, explicó Righetti.

Después de esta exploración automatizada, el equipo hace una curaduría y selecciona los mejores estudios, en una especie de “filtro humano”. En una segunda etapa, los periodistas buscan al investigador, incluso en las redes sociales si es necesario, y combinan la divulgación.

Equipo de Bori en el lanzamiento de la plataforma en São Paulo. (Foto: Bori/Marcelo Justo).

Actualmente, la plataforma cuenta con cinco profesionales permanentes y ocho escritores independientes, pero aún no es sostenible. En 2017, Bori recibió la primera contribución, cuando comenzó a desarrollarse oficialmente. Desde entonces, la plataforma ganó R $200.000 (cerca de US $46.000) del Instituto Serrapilheira y R $163.000 (cerca de US $37.000) de la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de São Paulo (Fapesp). Con esta cantidad, fue posible poner a Bori de pie y garantizar su funcionamiento durante un año después de su lanzamiento.

A pesar de la contribución, las coordinadoras trabajan como voluntarias hasta hoy: comenzaron a planificar Bori hace unos ocho años. Por esta razón, ambas tuvieron que desarrollar la plataforma en paralelo con otras actividades: Morales es editora de una revista científica y Righetti es investigadora de la Unicamp. Durante ese tiempo, las dos tuvieron que pagar los boletos de avión de su propio bolsillo para publicitar el proyecto en todo el país y escucharon muchas respuestas negativas, hasta que obtuvieron su primera inversión.

Según las coordinadoras, Bori tiene un modelo de negocio diseñado, que se basa en la venta de suscripciones o paquetes a instituciones y científicos que desean tener una presencia mayor o periódica en la plataforma. Ellas ya firmaron un acuerdo de este tipo con la Escuela de Administración de Empresas de São Paulo de la Fundação Getulio Vargas (FGV-EAESP). “Haremos dos estudios de ellos por mes”, explica Righetti.

Bori también ofrecerá a los científicos la posibilidad de pagar para que se publique su artículo. Mientras el modelo no esté consolidado, las coordinadoras continuarán buscando financiamiento para los próximos años del proyecto.




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook