Knight Center
Knight Center

Blog PERIODISMO EN LAS AMERICAS

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, agreden a periodistas en Brasil durante manifestación a favor de Bolsonaro



En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, celebrado el pasado domingo 3 de mayo, los periodistas brasileños fueron agredidos, insultados y expulsados ​​de una manifestación a favor del gobierno de Jair Bolsonaro y en contra del Congreso y el Tribunal Supremo Federal en Brasilia. 

Los periodistas cubrían el acto, al que asistió el Presidente, cuando fueron atacados por los manifestantes. 

El fotógrafo de Estado de S. Paulo, Dida Sampaio, fue derribado de una pequeña escalera que usó para hacer fotos de Bolsonaro, según el diario en el que trabaja y otros medios. Cayó al suelo, se golpeó la cabeza y fue rodeado por simpatizantes del Presidente, que lo agredieron con golpes, patadas y bofetadas, según el periódico. Los manifestantes gritaron “fuera Estadão” y “basura”. El periódico publicó una secuencia de fotos del ataque. El fotógrafo ha trabajado en Estadão desde 1994 y ha ganado dos premios Esso y tres premios Vladimir Herzog.

El conductor del periódico, Marcos Pereira, que estaba con el equipo, también fue atacado con un golpe en la pantorrilla. El reportero de Folha de S.Paulo Fábio Pupo fue empujado e insultado cuando trató de defender a Sampaio, según varios medios, incluido Estadão. Nivaldo Carboni, un reportero de Poder360 que también cubría la manifestación, fue pateado y acosado varias veces, según el sitio web. 

El fotógrafo Orlando Brito, de 70 años, también trató de defender a su colega y fue golpeado, según informó Poder360. “Fui a ayudar a Dida y terminaron atrapándome. Me golpearon y mis gafas salieron volando. Pisaron las gafas. Intentaron tomar una de mis cámaras para romperla. ‘¡Rompe, rompe!’. Le dije: ‘No, mi hermano’. De todos modos, me las arreglé para escapar”, dijo Orlando Brito, a Poder360. Brito es “uno de los reporteros fotográficos más destacados y premiados del país”, dijo la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji, por su acrónimo en portugués). 

“Con 54 años de carrera y experiencia en varios medios del país, ha registrado varios de los episodios más importantes de la política brasileña, incluido el período de la dictadura militar, Brito cubrió el acto (...) para el sitio web de Os Divergentes”, dijo la asociación en una nota.

Algunos de los periodistas tuvieron que ser escoltados y retirados de la manifestación en un vehículo de la Policía Militar. Aun así, los manifestantes no se calmaron y golpearon las ventanas del automóvil, según Abraji. Después del ataque, Sampaio denunció lo sucedido ante la  policía. Los periodistas Júlia Lindner y André Borges, de Estadão, que cubrieron la manifestación desde otro punto, fueron insultados, según el periódico. 

Estadão publicó una nota de desaprobación, llamando al ataque una “agresión cobarde contra el periódico, la prensa y la democracia”.

“La violencia, incluso proveniente de las entrañas del poder, nunca nos intimidó. Solo nos anima a continuar denunciando los actos de un gobierno que, elegido en un proceso democrático, menos de un año y medio después muestra todos los signos de que se desvía hacia la arbitrariedad y la violencia”, dijo.

Estadão solicitó que las agresiones sean investigadas por “agentes públicos independientes, no vinculados a las autoridades federales que, a través de la acción y la omisión, fueron agregados al proceso en curso del sabotaje por parte del régimen democrático”.

En el momento de la manifestación, a pocos metros de los periodistas atacados, Bolsonaro fue advertido por un asistente de que los representantes de la prensa estaban siendo expulsados, según las imágenes de su propia transmisión en vivo en las redes sociales. El presidente no reprendió las agresiones y reforzó las críticas. “La gente de Globo viene aquí a captar a alguna persona para hacerla hablar tonterías. Ese canal de TV realmente ha ido demasiado lejos”, dijo.

Sin embargo, después de las críticas, Bolsonaro condenó los ataques. Al día siguiente, 4 de mayo, habló sobre el asunto, pero cuestionó los asaltos y atribuyó la violencia a los infiltrados en la protesta. También aprovechó la oportunidad para criticar, nuevamente, el espacio dado al tema por el programa de TV Globo, Fantástico, según lo publicado por Estadão y Folha. 

“Vieron que Fantástico dedicó un espacio enorme para criticarme. Pudo haber habido alguna agresión allí. Debe haber habido, no lo sé. Condenamos cualquier agresión”, dijo Bolsonaro. “No vi nada, estaba dentro del Palacio, estaba en la rampa, no vi. Rechazamos cualquier agresión que pueda haber sucedido. Si hubo una agresión, alguien que está infiltrado, alguna persona loca, debe ser castigada. No hay agresión de nuestra parte. Ahora, abuchear, lo apoyo, esto es algo natural de la democracia”, afirmó. 

También el 4 de mayo, el Fiscal General de la República, Augusto Aras, envió una carta al Ministerio Público del Distrito Federal solicitando que se investiguen las agresiones, según G1.

Asociaciones y autoridades repudian ataques

Abraji y la Asociación Nacional de Periódicos (ANJ, por sus siglas en portugués) condenaron los ataques y pidieron a las autoridades que identificaran y castigaran a los atacantes.  

"Además de atacar cobardemente la integridad física de quienes ejercían su actividad profesional, los agresores atacaron directamente la libertad de prensa. Atacar el ejercicio libre de la actividad periodística también es dañar el derecho de los ciudadanos a ser informados libremente", dijo la ANJ en un comunicado.

Abraji dijo que los ataques son el resultado de la postura de Bolsonaro“Tales eventos muestran el creciente riesgo al que el discurso beligerante e indignante del Presidente de la República expone a los periodistas brasileños”, dijo la asociación en un comunicado conjunto con el Observatorio de Libertad de Prensa (OAB) de la Asociación de Abogados de Brasil.

Las entidades también recordaron que los periodistas fueron blanco de simpatizantes del Presidente el 2 de mayo, durante la cobertura de las manifestaciones en Curitiba, cuando el exministro de Justicia, Sérgio Moro, fue a testificar ante la Policía Federal. En ese momento, un manifestante cogió el equipo de un camarógrafo de la filial de TV Record en Curitiba (RICTV) e intentó golpearlo en la cara, pero fue interceptado, según varios medios, incluido UOL. 

También se registraron episodios de violencia durante el feriado del Día del Trabajo, 1 de mayo, en Brasilia. Los partidarios del presidente intentaron atacar a grupos de periodistas que cubrieron una protesta de enfermeras, según la Federación Nacional de Periodistas (Fenaj, por su acrónimo en portugués).

Abraji dijo que los periodistas también fueron atacados por militantes pro Bolsonaro el 19 de abril en al menos tres ciudades. La asociación señaló que los funcionarios electos y los servidores públicos están socavando la libertad de prensa, lo cual es “un grave riesgo para la democracia”.

Tales agresiones son alentadas por el comportamiento y el discurso del presidente Jair Bolsonaro. Sus ataques a los medios, las teorías de conspiración y el comportamiento ofensivo fomentan un clima de hostilidad hacia la prensa, además de servir de ejemplo y legitimar el comportamiento criminal de sus partidarios. Es inaceptable que los militantes favorables al gobierno salgan a las calles con el objetivo expreso de intimidar a los profesionales de la prensa”, señaló la nota de Abraji. 

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, publicó en su cuenta de Twitter que Brasil está luchando contra el coronavirus y el “virus del extremismo”. “Ayer las enfermeras fueron amenazadas. Hoy los periodistas fueron atacados. Mañana cualquiera que se oponga a su cosmovisión. Depende de las instituciones democráticas imponer un orden legal a este grupo que confunde hacer política con fomentar el terror”, sostuvo

Los ministros del Tribunal Supremo Federal Alexandre de Moraes, Cármen Lúcia y Gilmar Mendes también se pronunciaron en defensa de la libertad de prensa. “Las agresiones contra periodistas deben ser repudiadas por la cobardía del acto, el daño a la democracia, y el Estado de derecho y las instituciones y la sociedad no pueden tolerarla”, dijo Moraes en Twitter. Lúcia expresó, durante un evento, que las agresiones fueron “inaceptables” y que “quienes gustan de la dictadura, gustan del silencio”, según la revista Época.

El vicepresidente de la República, Hamilton Mourão, dijo que los ataques fueron una “cobardía”. “Estoy en contra de cualquier tipo de cobardía y atacar a quienes están haciendo su trabajo no es parte de mi cultura”, dijo a Folha de S.Paulo.

El 4 de mayo, el ministro de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, publicó un comunicado condenando los ataques. “La libertad de expresión es requisito fundamental de cualquier país democrático. Sin embargo, cualquier agresión contra los profesionales de la prensa es inaceptable”, acotó.




Boletín

Suscríbase a nuestro boletín semanal "Periodismo en las Américas"

Boletim Semanal (Português)
Boletín Semanal (Español)
Weekly Newsletter (English)
 
Marketing by ActiveCampaign

Facebook