Knight Center
Knight Center

Reportajes sobre video que supuestamente muestra a alcalde de Toronto consumiendo crack genera debate sobre ética periodística




Robert Ford. Foto vía Wikimedia Commons.

Dos explosivos reportajes que dicen que el alcalde de Toronto, la ciudad más grande de Canadá, fue grabado fumando crack junto con narcotraficantes, encendieron un intenso debate sobre la verificación de la información suministrada por fuentes, y el pago por la misma en la era de los medios digitales.

Tanto Gawker, sitio web con sede en Nueva York, como el Toronto Star, diario de mayor circulación de Canadá, informaron el 16 de mayo que Rob Ford, el controvertido alcalde de Toronto, fue visto en un video fumando crack y profiriendo insultos homofóbico contra Justin Trudeau, líder del Partido Liberal de Canadá e hijo del ex primer ministro Pierre Trudeau.

John Cook, editor jefe de Gawker, vio el video y también manifestó en CBC Radio que entrevistó a personas que estuvieron presentes cuando Ford supuestamente fumaba crack. Al no poder comprar el video cuando lo vio en Toronto, Cook regresó a Nueva York y publicó lo que el sitio web llamó "Crackstarter", una campaña online para recaudar $ 200 mil dólares para comprar el video. Más de 8.000 personas se unieron a dicha campaña logrando recaudar la cantidad establecida, pero Gawker perdió contacto con el intermediario de los dueños del video, que fue grabado con un smartphone. Cook le dio a los propietarios del mismo un mes de plazo para ponerse en contacto con Gawker.

Los reporteros del Toronto Star Kevin Donovan y Robyn Doolittle también vieron el video en tres ocasiones, el cual tiene una duración de 90 segundos, en el asiento trasero de un vehículo estacionado en un vecindario de Toronto, el pasado 3 de mayo. En un relato de sus conversaciones con la fuente que llevó a los periodistas hasta los narcotraficantes, quienes querían una cifra millonaria por el video, los periodistas admitieron que no podían autenticar el mismo, pero que la iluminación era buena y la imagen en la pantalla era "clara como el cristal". Ellos concluyeron que se trataba del alcalde Ford. Antes de finalizar el video, Ford aparentemente miró a la cámara y dijo: "Es mejor que ese teléfono no esté encendido".

Después de varios días de silencio, Ford finalmente negó los hechos durante una conferencia de prensa el 24 de mayo, diciendo: "Yo no uso ni soy adicto al crack", reportó el Toronto Sun. En cuanto al video, Ford manifestó: "No puedo comentar sobre un video que nunca he visto o que no existe".

En lo que respecta a la ética periodística alrededor del vídeo y al pago por el mismo, Jian Ghomeshi, de CBC Radio, organizo recientemente un debate entre Jeffrey Dvorkin, ex-periodista senior de NPR y CBC Radio, quien en la actualidad está al frente de un programa de periodismo en la Universidad de Toronto, y Cook de Gawker. Dvorkin criticó a Cook por no verificar el video: "La esencia del periodismo es la verificación. No ha habido ninguna verificación aquí". Cook respondió que él simplemente reportó lo que vio: "Los reporteros presencian cosas y escriben sobre ello", manifestó.

Dvorkin, que habló en términos periodísticos tradicionales al decir que Ford "supuestamente" fumó crack, señaló que el dinero recaudado en "Crackstarter" sería entregado a los narcotraficantes. "¿Cómo sabes que el dinero no va a ser entregado a un grupo de personas que lo puede utilizar para comprar armas?", le preguntó a Cook.

Cook, quien habló convencido de que el alcalde Ford consume crack y que su hermano mayor es un ex-distribuidor de hachís, respondió que es "absolutamente rutinario" que los medios estadounidenses compren videos de cualquier fuente.

En un momento Ghomeshi recriminó a Cook por insinuar que las "normas" del periodismo puedan ser algo malo. Lo anterior debido a que el Toronto Star esperó hasta el 16 de mayo para informar sobre el video que sus periodistas vieron el 3 de mayo, y que el Globe and Mail esperara 18 meses para publicar un informe sobre los presuntos nexos de los hermanos de Ford con las drogas ilegales.

"Creo que son algo malo", respondió Cook: "cuando esas normas se vuelven un obstáculo para un reportaje honesto y veraz sobre su alcalde y creo que en este caso eso fue lo que sucedió".

Ethan Zuckerman, director del MIT Center for Civic Media y co-fundador de Global Voices, señaló que "no sólo la junta editorial de Gawker decidió que es éticamente permisible pagar por el video de Rob Ford", sino que los miles de donantes de la campaña "Crackstarter" también lo hicieron. Esto deja a Gawker vulnerable a la posibilidad de que la mayor parte del dinero provenga de los opositores de Ford, dejando abierta la pregunta de si el periodismo crowdfunding será un foro dominado por ricos y famosos. "Siento más curiosidad por saber si los donantes compartirán el crédito y la culpa si la practica de recolectar fondos para pagar por información se convierte en la próxima gran cosa", dijo Zuckerman en su blog.

Escribiendo para Forbes, J. Maureen Henderson de manera sarcástica aplaudió a Gawker por su movida de negocio inteligente: recolectar fondos a través de crowdfunding le pasa el riesgo a sus lectores en caso de que negociar con narcotraficantes no salga del todo bien.



Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.


Boletín





Por favor, suscríbase a nuestro boletín semana.

Nombre Completo

Email *
Elija el boletín al que se desea suscribir:
Boletim Semanal (Português)

Boletín Semanal (Español)

Weekly Newsletter (English)
email marketing
by activecampaign