Knight Center
Knight Center

RSF denuncia a presidentes que atacan a periodistas en América Latina



El uso de la violencia contra periodistas en América Latina sigue siendo la amenaza más grave que la libertad de expresión enfrenta en la región. Pero las constantes agresiones verbales que provienen de los mandatarios también complican la situación de los periodistas quienes se ven inmersos en un clima de censura, autocensura e impunidad.

“Cuando un jefe de Estado en ejercicio de sus funciones se permite lanzar invectivas contra los representantes de los medios de comunicación, que sólo hacen su trabajo informativo, se sobrepasa un límite”, señaló Christophe Deloire, Secretario General de Reporteros Sin Fronteras (RSF), a propósito de un reporte especial sobre este tema, bajo el título ‘Esos dirigentes que insultan a los periodistas’.

En el informe, RSF denuncia a los mandatarios del mundo que tienen como costumbre atacar a medios de comunicación y periodistas.

Sobre el caso específico de América Latina, el reporte da cuenta de la tendencia que tienen algunos mandatarios de “apuntar con el dedo a los medios de comunicación y [de] pisotear al periodismo durante las intervenciones públicas”.

Para RSF esta tendencia es altamente preocupante no sólo por el debilitamiento que genera en el derecho a la libertad de expresión sino porque puede ser interpretada como “carta blanca” para agredir a los periodistas.

De acuerdo con RSF, en los países de América Latina con mayor polarización política los mandatarios optan por culpar los medios de “conspirar contra el Estado”, antes que por responder a la crítica. De esta manera, el periodismo independiente pasa a ser calumnia e injuria, y las críticas se convierten en ataques contra el país, agregó RSF.

Para la organización, los presidentes de Ecuador, Rafael Correa; de Venezuela, Nicolás Maduro; y de Honduras, Juan Orlando Hernández son los ejemplos más claros de esta tendencia.

De Correa, RSF destacó el uso que el mandatario hace del Enlace Ciudadano, su programa semanal también conocido como sabatina, para atacar a medios, periodistas e incluso blogueros.

Ya en 2013, la ONG Fundamedios expresó su preocupación por el discurso estigmatizante del presidente Correa como posible catalizador de agresiones en contra de los periodistas. En su informe de ese año ‘Víctimas del clima de hostilidad en el Ecuador’, Fundamedios dio cuenta del aumento de agresiones a medios de comunicación.

A través del Enlace Ciudadano el presidente Correa suele utilizar calificativos como “prensa corrupta”, “sicarios de tinta”, “periodistas sin ética”, “prensa vendida”, entre otros, como han reportado Fundamedios y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Uno de los más recientes hechos provocados por este clima de hostilidad tuvo lugar el pasado 16 de julio cuando el periodista del diario El Universo Christian Zurita fue atacado por un grupo de manifestantes.

Todo comenzó cuando uno de los manifestantes conoció la identidad del periodista y le dijo “vos sos el mentiroso que escribió en contra de nuestro presidente”, según le contó el periodista a Fundamedios. A partir de ese momento comenzaron los insultos, las consignas en su contra y posteriormente las patadas, empujones y hasta escupitajos. Todo ante la mirada “pasiva” de la policía, según Fundamedios.

El señalamiento contra de Zurita tiene que ver con el libro ‘El Gran Hermano’ que el periodista escribió con su colega Juan Carlos Calderón en 2012 y que les representó una demanda en su contra por daño moral por parte del presidente. La investigación periodística denunció presuntos casos de corrupción que involucran al hermano mayor del presidente. Eventualmente, el mandatario desistió de la demanda y una corte decidió archivar el caso.

“No se puede decir que el presidente Correa o el Gobierno sean quienes impulsan las agresiones contra periodistas, pero evidentemente el discurso estigmatizante hace que aquellos partidarios más amantes de éste vean a los periodistas como el blanco”, dijo César Ricaurte, director ejecutivo de la ONG Fundamedios, durante una entrevista con el Centro Knight para Periodismo en las Américas en 2013 a propósito de su informe sobre hostilidad contra periodistas.

En el reciente reporte de RSF, la organización también destacó el caso del administrador de la cuenta de Facebook y Twitter ‘Crudo Ecuador’ al que el presidente Correa amenazó con “responder con las mismas armas”. Este caso ganó notoriedad luego de que el presidente pidiera a sus seguidores descubrir la identidad de usuarios de cuentas anónimas. Días después, el administrador anunció el cierre de sus cuentas luego de que su identidad fuera revelada y de recibir amenazas de muerte.

La organización también mencionó el caso del presentador Alfonso Espinosa a quien el presidente acusó de utilizar un “discurso deshonesto de oposición que demoniza lo que es perfectamente legítimo, democrático y transparente”, luego de que el comunicador hiciera comentarios sobre el proyecto de reelección indefinida.

Los casos de Venezuela y Honduras

Sobre el caso de Venezuela, RSF denunció las constantes acusaciones que el presidente Maduro hace en contra de medios extranjeros – especialmente CNN en Español, The Miami Herald, El Nuevo Herald  y NTN24 – de llevar a cabo una campaña internacional en contra del país.

En Venezuela las palabras también pasan a los hechos. Por ejemplo, durante las manifestaciones que se tomaron las calles del país en 2014, el presidente ordenó sacar de las operadoras de cable al canal NTN24 cuando éste transmitía en vivo las manifestaciones del 12 de febrero.

Asimismo, corresponsales de CNN en Español fueron expulsados del país cuando intentaban cubrir estas manifestaciones, y en diferentes ocasiones amenazó con sacarlo también de las cableoperadoras, según documentó la Relatoría Especial en su informe anual 2014.

No obstante, en Venezuela no solo es el primer mandatario quien ataca públicamente a los medios y periodistas.

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, también es reconocido por utilizar su programa semanal ‘Con el mazo dando’ para atacar a la prensa nacional y extranjeros a los que acusa también de realizar campañas en contra de Venezuela, según la Relatoría Especial. 

Por su parte, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, durante la celebración del día del periodista el 25 de mayo denunció a “estos pseudoperiodistas [que] ocultan, tergiversan e inventan, en su estado afanoso de incendiar al país”, luego de que estos denunciaran una presunta malversación de fondos de la seguridad social en el país que involucran al partido de gobierno.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH ha expresado en diferentes ocasiones la obligación que las autoridades tienen de propiciar un clima de tolerancia y respeto de tal manera que todas las opiniones puedan ser difundidas libremente, incluso aquellas que “ofenden, inquietan, resultan ingratas o perturban al Estado o a cualquier sector de la población”.

Citando a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), la Relatoría Especial también ha recordado el deber de los funcionarios públicos de asegurarse que sus pronunciamientos no constituyan “formas de injerencia directa o indirecta o presión lesiva en los derechos de quienes pretenden contribuir a la deliberación pública mediante la expresión y difusión de su pensamiento”. 



Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.


Boletín





Por favor, suscríbase a nuestro boletín semana.

Nombre Completo

Email *
Elija el boletín al que se desea suscribir:
Boletim Semanal (Português)

Boletín Semanal (Español)

Weekly Newsletter (English)
email marketing
by activecampaign